Joan Garriga: «La pareja perfecta es una fantasía»

ACTUALIDAD

«Nadie va a hacerte feliz», anuncia el psicólogo, que revela las 12 claves que definen las relaciones. «Hoy, los hijos son excesivamente centrales, y eso se paga», advierte Garriga, que enseña cómo amar sin perder la cabeza ni el ritmo del corazón

31 ago 2020 . Actualizado a las 23:06 h.

¿A las parejas felices se les ve venir de lejos?, ¿y a las infelices? «Había un psicólogo americano que invitaba a las parejas a dejarse grabar 24 horas juntas, y decía que al cabo de 15 minutos podía predecir qué parejas seguirían juntas al cabo de cinco años y cuáles no. El elemento determinante en las que veía juntas al cabo del tiempo era el reconocimiento. Y es algo sutil: una mirada, una sonrisa, un gesto, una escucha, una atención, un reconocer al otro», plantea el psicólogo Joan Garriga, que revela en su libro Bailando juntos las 12 claves que definen nuestras relaciones e invita a no forzar la postura ni pisar al otro en el baile del amor. Lo que ven tus ojos en Instagram engaña, dice. «Hay mucha distancia entre lo que aparenta ser y lo que es», asegura el terapeuta que da a las relaciones la forma de una danza.

-¿La relación de pareja es una danza que solemos bailar mal?

-Es una danza que con un poquito de suerte, aprendizaje y crecimiento podemos bailar bien. Digamos que en las relaciones hay una danza que nos expande, y nos hace sentir tranquilos y seguros, un poquito libres, y hay otras danzas que nos contraen y que, con mala suerte, son estereotipadas. Hay danzas en las que a uno siempre le toca la postura del fuerte y al otro del débil, uno dirige y otro cede, y en estas todo es previsible. Todos los pasos muy estereotipados corresponden a posiciones infantiles. Hace días, por ejemplo, hablaba con una mujer que reconocía que su principal «paso de baile» en las relaciones de pareja era adaptarse y perderse en los deseos del otro. Es muy típico. Es ese modelo en el que uno se impone y el otro se adapta y finalmente se pierde a sí mismo.

-¿Hacer felices a otros nos puede hacer realmente felices?

-Es difícil llegar a la plena felicidad si uno se ve obligado siempre a adoptar una misma posición de danza. Si uno siempre dirige y el otro se adapta, ninguno de los dos está bien. La mujer que te comentaba ha llegado a la conclusión de que debe ponerse límites y atender más a su necesidad; lo primero es escucharse ella para saber qué quiere, qué necesita.