Pedro Cavadas exige que se investigue la gestión de la pandemia: «No puede ser casual que España sea la primera en mortalidad»

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Kai Foersterling

El médico solicita una auditoría externa para analizar lo sucedido de forma independiente y se muestra pesimista: «No parece que esto vaya a acabar muy bien»

02 sep 2020 . Actualizado a las 18:16 h.

El doctor Pedro Cavadas, cirujano plástico español reconocido mundialmente por sus exitosos trasplantes y reconstrucciones faciales, ha criticado la gestión de la crisis sanitaria que se está llevando a cabo en España y ha defendido que se ponga en marcha lo antes posible una auditoría externa por parte de técnicos independientes para investigar lo ocurrido. «No ha sido el virus sino la respuesta lo que ha provocado un empobrecimiento en España», ha asegurado Cavadas en declaraciones realizadas al periódico Diario de León.

En palabras del especialista, «no puede ser casual» que en España «seamos los primeros en mortalidad  [en la Unión Europea solo Bélgica supera a España en este tipo de registro] y en repercusión económica». Descartada la casualidad, Cavadas defiende que se debe realizar un análisis pormenorizado de la gestión con el fin de reconocer los errores cometidos de manera objetiva, más allá de las diferentes comisiones que pongan en marcha los partidos políticos. «Tienen que ser técnicos de los de verdad, que no tengan ningún peaje político ni económico que pagar, ya que eso prostituye completamente los resultados», señala el doctor.

Para el propio Cavadas, las consecuencias derivadas del coronavirus, son más graves a nivel económico que sanitario. «La sanidad se paga con dinero y si destruyes el tejido económico, luego no tienes recursos sanitarios para combatir la enfermedad, por lo que en algún momento, hay que priorizar uno de los dos», explica el doctor. Para el propio cirujano, la gran crisis con la que tendrán que lidiar los españoles, es provocada por las incorrectas decisiones tomadas para acabar con el virus y no tanto por la propia enfermedad. «Es más nocivo el resultado del mal manejo de las medidas para combatirlo que el virus en sí mismo ya que es de baja mortalidad», sentencia.