Juan Carlos I, un mes fuera de España y sin actos públicos

El rey emérito comunicó el pasado 3 agosto su decisión de abandonar España

EUROPA PRESS.Juan Carlos de Borbón, en una imagen de archivo
Juan Carlos de Borbón, en una imagen de archivo

Madrid / La Voz

«Guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España». El pasado 3 de agosto, hace un mes, el rey emérito Juan Carlos I hacía pública de esta manera su decisión de abandonar el país tras las investigaciones judiciales por sus supuestas irregularidades financieras y la ocultación de 65 millones de euros en Suiza procedentes, presuntamente, del cobro de comisiones ilegales. En realidad, cuando se hizo pública la carta dirigida a su hijo, Felipe VI, el anterior jefe del Estado ya se encontraba fuera de España. Concretamente, en Emiratos Árabes Unidos, país al que se desplazó ese mismo día, según confirmó el 17 de agosto, catorce días después, la propia Casa Real. «Su Majestad el rey don Juan Carlos ha indicado a la Casa de Su Majestad el rey que comunique que el pasado día 3 del presente mes de agosto se trasladó a Emiratos Árabes Unidos, donde permanece en la actualidad», se señalaba entonces, sin que haya habido más noticias sobre el paradero del monarca emérito, ni constatación de que continúe en Abu Dabi, capital de los Emiratos.

El rey emérito viajo a Emiratos Árabes Unidos en un avión privado que partió desde Vigo, aunque esta información no ha sido confirmada oficialmente por la Casa Real. La única confirmación de que viajó al país del golfo Pérsico es una fotografía en la que se le ve desembarcando de la aeronave. Ni el Gobierno, ni la Casa Real, ni el propio don Juan Carlos han aclarado si su estancia en el extranjero será permanente o si, como apuntan varias publicaciones, tiene la intención de regresar a España tras el verano. Tampoco ha informado el Ejecutivo sobre si el coste de su estancia en el exterior corre o no a cargo del Estado. Tras conocerse las investigaciones que afectaban al rey emérito, Felipe VI le retiró la asignación con cargo a los presupuestos del Estado y renunció a cualquier herencia o propiedad que le pudiera corresponder de su padre con procedencia ilícita. 

Investigación en la Fiscalía

La Fiscalía del Tribunal Supremo mantiene abierta una investigación para determinar si existe responsabilidad penal por actos que haya podido cometer don Juan Carlos a partir de junio del 2014, cuando abdicó la Corona, perdiendo así la inviolabilidad que la Constitución otorga al jefe del Estado. Entre otras cuestiones, se investigan las posibles comisiones cobradas por la construcción del AVE a La Meca.

Desde el Gobierno, el vicepresidente del Ejecutivo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, consideró que la salida del rey emérito de España es «una burla a la ciudadanía y una vergüenza internacional» y que el anterior monarca debe «dar la cara en su país y ante su pueblo». El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, marcó distancias con don Juan Carlos, pero defendió la institución de la monarquía. «Cualquier esfuerzo de ejemplaridad y transparencia por parte de cualquier institución será bienvenida», afirmó respecto a las medidas que pueda adoptar Felipe VI.

Comentarios

Juan Carlos I, un mes fuera de España y sin actos públicos