La mortalidad por infarto de miocardio se duplica durante la pandemia

Un estudio certifica que las reticencias de los enfermos para ir al hospital han derivado en consecuencias fatales


redaccion / la vo

El estudio se refiere al mes de abril, en los momentos más duros de la primera oleada del coronavirus. El miedo al contagio principalmente llevó a muchos pacientes con síntomas coronarios a retrasar su visita a urgencias y provocó una asombrosa caída de la atención a cardiópatas en este servicio. En aquel momento, este descenso se cifró en torno al 40 % como media en toda España mientras los cardiólogos avanzaban que las consecuencias se iban a ver a medio plazo. Pues bien, un estudio efectuado con datos de 75 hospitales en los que se compara el tratamiento a pacientes durante los meses de abril de 2019 y 2020, constata que la mortalidad prácticamente se ha duplicado en el período correspondiente a este año. El estudio rebaja también el absentismo de pacientes durante el mes de abril, rebajándolo del 40 % al 28 %

Otra variable recogida en este estudio apunta a que el tiempo de isquemia, los minutos que transcurren desde que se inician los síntomas hasta la primera asistencia médica, ha pasado de una media de 200 minutos a 233, una cuestión capital en el tratamiento del infarto: "El tiempo de evolución del infarto determina el pronóstico tanto en términos de mortalidad aguda y a largo plazo como en términos de desarrollo de otras complicaciones", según explica el doctor Oriol Rodríguez Leor, primer firmante del estudio.

Con respecto a las implicaciones del covid-19 en el desarrollo de la enfermedad isquémica, el estudio señala que el 6,2 % de los pacientes atendidos con infarto estaban infectados por el coronavirus. Los cardiólogos siguen insistiendo que, pese a la pandemia y la presión hospitalaria que supuso, los servicios de cardiología siguieron funcionando con normalidad. Recuerdan la importancia de acudir a urgencias cuanto antes frente a la aparición de síntomas de la enfermedad. 

Comentarios

La mortalidad por infarto de miocardio se duplica durante la pandemia