Broncas, lágrimas, confesiones y mucho humor en la vuelta de «MasterChef Celebrity»

David Fernández, conocido como Chikilicuatre, se convirtió en el primer expulsado de esta edición que fue líder de audiencia


Redacción / La Voz

MasterChef abrió ayer sus puertas de nuevo con la edición favorita del público: la de famosos. Y esta vez el Celebrity traía varios ases en la manga que ya han dado mucho que hablar desde que se ha ido conociendo poco a poco el casting de las celebrities que llevarían los delantales de MasterChef. Una de ellas fue la polémica acusación de censura de Willy Bárcenas, cantante de Taburete e hijo de Luis Bárcenas, que la productora desmintió tajantemente. Sí, por primera vez una exministra y expolítica va a demostrar su valía entre fogones. Se trata de Celia Villalobos cuya presencia dio pie a innumerables imitaciones de otro de los concursantes, Florentino Fernández, de un compañero de su partido y exjefe, Mariano Rajoy. No es casualidad, hace poco el humorista confesaba que el expresidente del Gobierno era uno de los personajes que más le gustaba imitar. Así que es pueden imaginarse la que le espera...

Y es que Celia Villalobos desveló que ahora alejada de la política, está recuperando el tiempo perdido con su familia. Eso sí, no dejó de dar titulares, como que había dejado de ser «aznarista». «He sido siempre del PP, dejé de ser aznarista cuando empezó a meterse con Mariano. Cuando tú te vas no pretendas que el que se queda haga lo que tu querías, ese va a echar cenizas sobre tus pasos», aseguró tajante. 

Eso sí, se emocionó en la primera valoración del jurado. «Ese miedo tremendo que tengo a la crítica dura. Quiero aprender a vivir», decía al borde del llanto tras oír las alabanzas de Jordi Cruz tras su marmitako. 

En un Masterchef que comenzó con algunos de los concursantes que han pasado ya por las cocinas del programa dando la bienvenida a los nuevos, entre los que además de Celia Villalobos y Florentino Fernández, están también Ainhoa Arteta, Josie, Pedro Delgado, Raquel Sánchez Silva, Gonzalo Miró, Raquel Meroño, Jesús Castro, Laura Sánchez, Lucía Dominguín, La Terremoto de Alcorcón, Nicolás Coronado, Juanjo Ballesta, Melanie Olivares y David Fernández; y con unos vídeos de presentación que recordaban un poco a los de Gran Hermano (¿es necesario hacer un vídeo de presentación de alguien que es famoso?), también hubo tiempo para las lágrimas. Las que Lucía Dominguín derramó al poco de empezar, cuando recordaron a su madre, Lucía Bosé, que acudió hace tiempo como invitada. La madre de Bimba Bosé, fallecida hace años de forma prematura de cáncer, está acompañada en cocinas por Nicolás Coronado, su sobrino, hijo de Paola Dominguín y el actor José Coronado, que le deseó suerte a su hijo mayor (tiene otra con la cantante Mónica Molina). 

Si alguien se reveló como el auténtico protagonista de la noche, acaparando muchos de los grandes momentos no fue otro que Florentino Fernández, que tiró de sus imitaciones y su humor para convertirse en un showman en MasterChef

Pero hay que decir que Josie, un famoso estilista que está detrás, por ejemplo, de los looks de Cristina Pedroche en Nochevieja, también disfrutó de sus momentos de gloria. Si algo está claro es que la selección de este año por parte de la productora ha sido una mezcla explosiva, con perfiles muy diferentes entre sí que seguro dejan grandes momentos. 

Y Josie es uno de los que tiene muchas cartas para protagonizarlos. «Me siento como en una feria de 1900, con mujer barbuda», decía en la prueba de exteriores haciendo buñuelos «Pokemón». «El frito ha sido muy duro para mí», le decía a Pepe Rodríguez. 

No todo fueron risas, también hubo algún momento de tensión, como el que protagonizaron Jesús Castro y Jordi Cruz, cuando le dio una mala valoración a su primer plato. «¿Tú amigo mío, que estás buscando, discutir conmigo?», le dijo el chef. «Ni mucho menos, ¿y tú conmigo?», le respondió el actor. 

Incluso su compañero Juan José Ballesta le recomendó que se relajase, tras ver molesto al concursante tras su enfrentamiento. 

David Fernández, conocido por representar a España en Eurovisión como Chikilicuatre, fue el primer expulsado de la noche. Se despidió muy emocionado pero siendo consciente de su situación. «No me extraña la decisión porque soy el que menos base tengo de aquí. Tengo que aprender a manejar la tensión», aseguró. «No es mi hábitat natural», reconocía entre lágrimas a los jueces. 

Eso sí, David Fernández no perdió el humor y es poco probable que MasterChef la incluya en su selección de despedidas más lacrimógenas. 

MasterChef Celebrity se estrenó con un gran éxito de audiencia, convirtiéndose en el segundo mejor estreno de todas las ediciones. Más de 2,3 millones de personas vieron el programa, lo que supone un 24,3 % de la cuota de pantalla. En algún momento de la noche congregó a 6.365.000 espectadores y registró el minuto de oro del día, a las 23:22 horas con 3.447.000 seguidores y un 24,8 %. El programa desbancó así a la serie turca Mujer, que Antena 3 ha programado tres días en la misma semana durante este mes de septiembre, aunque resistió el embate del reality gastronómico y logró 1.706.000 de telespectadoras y 17,6 % de cuota d pantalla. 

 Eso sí muchos de los seguidores del programa se quejaron en las redes sociales de la duración del programa, casi cuatro horas, y de que el nombre del expulsado se conoció al borde de las dos de la madrugada. 

Tags
Comentarios

Broncas, lágrimas, confesiones y mucho humor en la vuelta de «MasterChef Celebrity»