La economía española no volverá a su nivel precrisis hasta el 2022

El Banco de España augura una caída del PIB de entre el 10,5 % y el 12,6 % este año y una recuperación más tardía


Redacción / La Voz

Ni brotes verdes, ni recuperación en V. La economía española se adentra de un período de lenta y dolorosa recuperación. La caída será dura, según confirmó hoy el Banco de España, que ha empeorado sus previsiones económicas. El organismo da por descartado el «escenario de recuperación temprana» en el tercer trimestre y el cuarto de este año. Prevé un desplome aproximado del 10,5 % del PIB y hasta del 12,6 % en el conjunto del año en caso de que los rebrotes obliguen a decretar nuevos confinamientos. Tampoco es optimista con el escenario de crecimiento. En el 2021 la economía española se quedará lejos de recuperar el terreno perdido y deberá conformarse con un repunte de entre el 4,1 % y el 7,3 %.

Así se desprende del informe trimestral de la economía española publicado este miércoles por el organismo superviso y recogido por Europa Press. La «distorsión sin precedentes» en la actividad económica que ha provocado la pandemia del covid-19 está condicionando la salida de la crisis y las propias proyecciones, inciertas por la «elevada incertidumbre» que rodea al país y su entorno. La institución empeora en la mayor parte de los casos sus previsiones de junio, ya que entonces auguraba una caída de entre el 9 % del PIB y el 15,1 % este año y un alza de entre el 6,9 % y el 9,1 % en el 2021, seguido de un repunte del 2,4% y el 4% en el 2022.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, indicó que la evolución reciente tanto de los indicadores epidemiológicos como de los de actividad económica conduce a descartar la materialización en el tercer trimestre del año del escenario de la recuperación temprana. La recuperación «vigorosa» detectada en mayo, ha ido perdiendo intensidad en los meses de verano, según Arce. 

Para hacer los cálculos de los escenarios el Banco de España ha fijado la premisa de que habrá una vacuna disponible tras el segundo trimestre del 2021 y no ha tenido en cuenta el efecto balsámico de los fondos europeos, debido a la «elevada incertidumbre» sobre la cuantía que percibirá España, el calendario para su recepción o la composición del gasto.

El primer escenario contempla la aparición de rebrotes que requerirían solo de medidas de contención de ámbito limitado a nivel geográfico y ramas afectadas, con alteraciones relativamente limitadas de la actividad económica y mayor incidencia en ocio, hostelería y turismo. En ese caso la caída media anual sería del 10,5 % del PIB y se ampliaría al 12,6 % si se precipita un confinamiento más duro. El segundo prevé una mayor intensidad de los rebrotes, que no precisarían de medidas de distanciamiento tan estrictas como en marzo, pero sí limitaciones que afectarían en mayor medida a la actividad de las ramas de servicios.

Salida de la crisis

La recuperación avanzaría lentamente en el 2022, entre el 1,9 % y el 3,3 % del PIB, por lo que al final del período España estaría dos puntos por debajo de su nivel precrisis, una brecha que se podría ampliar hasta en seis puntos si se confirma el peor de los escenarios. 

A la caída del PIB este año contribuirá en mayor medida el desplome de la demanda nacional a consecuencia de la caída de las rentas, el aumento del paro y la incertidumbre económica. Este componente restará entre 9,3 y 10,9 puntos al PIB, en tanto que la demanda exterior hará reducir el PIB entre un 1,2% y un 1,7%.

Paro al 20 %

El informe pone el énfasis en el impacto «muy severo» que está teniendo la crisis sobre el mercado laboral. A pesar del escudo protector de los ERTE y las ayudas por cese de actividad a los autónomos, en los próximos trimestres el ritmo de mejora se irá frenando y «mostrará una evolución muy heterogénea entre las distintas ramas de la economía». Tanto es así que la tasa de desempleo alcanzará entre un 17,1 % y un 18,6 % este año. En el 2021 la horquilla subirá al 19,4 % y el 22,1 % para volver a bajar en el 2022 al 18,2 % o el 20,2 %. En cualquier caso, el año que viene será el peor en términos de empleo. 

Déficit y deuda disparados

La caída de los ingresos y el enorme esfuerzo que está haciendo el Estado con el gasto público para mantener el empleo disparará el déficit a un umbral de entre el 10,8 % y el 12,1 % del PIB este año. Aunque poco a poco se irá reduciendo la brecha, el indicador no se situará por debajo del 6 % hasta el 2022 en el mejor de los casos.

La deuda pública seguirá propulsada a niveles nunca vistos en las últimas décadas. En función de la severidad de los rebrotes, podría alcanzar entre el 116,8 % del PIB y el 120,6 % este año. A diferencia del déficit, que se puede ajustar por la vía de los ingresos y los gastos, la deuda seguirá creciendo en los próximos años. Entre el 115,4 % y el 125,6 % en el 2021 y entre el 118 % y el 128,7 % en el 2022.

Estas estimaciones contemplan la extensión de los ERTE hasta el 30 de septiembre y la prestación por cese, así como el fondo de 16.000 millones a las Comunidades Autónomos, como indica Europa Press. Además de la ampliación de la línea ICO, pero no el plan presupuestario y el impacto de los fondos europeos.

Comentarios

La economía española no volverá a su nivel precrisis hasta el 2022