La era del dinero mágico

La pandemia da alas al gasto público de los poderosos y santifica el déficit