Azerbaiyanos y armenios se acusan mutuamente de violar el alto el fuego en Nagorno Karabaj

La Voz

ACTUALIDAD

La tregua temporal, pactada con la mediación de Moscú, es para intercambiar prisioneros y para recuperar los cadáveres de los caídos en el frente

10 oct 2020 . Actualizado a las 12:16 h.

Azerbaiyanos y armenios se acusaron este sábado mutuamente de violar el alto el fuego que entró en vigor al mediodía (hora local) en el enclave separatista de Nagorno Karabaj. «Terter y Agdam están bajo fuego enemigo», informó la oficina de prensa del Ministerio de Defensa azerbaiyano, según recoge Efe. Ambas ciudades han sido objeto de ataques armenios desde el estallido de los combates entre ambos bandos el pasado 27 de septiembre.

El Ejército armenio también estaría atacando, según la misma fuente, las aldeas que rodean las ciudades estratégicas de Dzhabraíl y Fuzuli en el flanco sur, cerca de la frontera con Irán.

En la misma línea, Ereván denunció ataques contra objetivos civiles en territorio armenio, que no de Nagorno Karabaj.

«Ignorando la tregua humanitaria anunciada el 10 de octubre a partir de las 12.00 horas, unidades militares azerbaiyanas perpetraron a las 12.05 un ataque contra el sector Karajambeili», escribió Shushán Stepanián, portavoz de Defensa, en Facebook.

Añadió que la artillería azerbaiyana también está golpeando Hadrut, ciudad que el presidente, Ilham Alíev, dijo el viernes que Bakú había liberado.

La nota precisa que el Ejército armenio está adoptando las «correspondientes medidas» para responder al ataque enemigo.

Antes de que entrara en vigor el alto el fuego, Ereván también informó de un bombardeo azerbaiyano con misiles contra la región de Kapán.

Tregua temporal

Armenios y azerbaiyanos acordaron la noche del viernes en Moscú un cese el fuego con el fin de canjear prisioneros de guerra e intercambiar los cuerpos de los soldados caídos en el frente, y además se comprometieron a iniciar «negociaciones sustanciales» con el fin de lograr un «pronto» arreglo pacífico al conflicto.

Aunque las sirenas no han dejado de sonar en la capital karabají, Stepanakert, la situación es este sábado mucho más tranquila que en las últimas jornadas, cuando la ciudad fue bombardeada por el Ejército azerbaiyano.

En el resto del enclave los combates continuaron la noche del viernes y durante las últimas horas en un intento de ganar posiciones antes del cese de las hostilidades.