Temor a que Trump revele secretos de Estado tras abandonar el despacho oval

ACTUALIDAD

Donald Trump saluda al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en el despacho oval en mayo del 2017
Donald Trump saluda al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en el despacho oval en mayo del 2017

Sus constantes descuidos en materia de seguridad desatan la preocupación de las agencias de inteligencia ante la posible filtración de datos que pongan en riesgo a su personal en el extranjero

10 nov 2020 . Actualizado a las 20:38 h.

El final de la presidencia de Donald Trump genera problemas hasta ahora inéditos en la Casa Blanca. Es el caso del controvertido autoindulto, con el que el millonario ya ha amagado en varios ocasiones, arguyendo que la Constitución le otorga un poder «absoluto» para perdonarse a sí mismo en caso de tropezar con la Justicia. El artículo 2 de la Carta Magna lleva ahí muchas décadas, pero hasta ahora ningún presidente había amenazado con desenfundarlo.

Otro dilema que no se había planteado hasta la fecha es la posibilidad de que el lenguaraz líder republicano utilice la información clasificada que ha pasado por sus manos —aunque solo fuese para autorizar determinadas operaciones— para hacer caja con potencias extranjeras o para vengarse de una Administración que siempre ha considerado hostil. Parece el guion de una película de serie B, pero The Washington Post revelaba este martes, citando a altos funcionarios del Gobierno federal, que en las agencias de inteligencia hay temores fundados de que, una vez fuera del despacho oval, el magnate desvele secretos de Estado que ha conocido durante su mandato y ponga así en peligro la seguridad nacional.

Cuando abandone definitivamente el cargo el próximo 20 de enero, el expresidente tendrá todavía acceso ilimitado a la información reservada relativa a su Administración. Y los especialistas consultados por el Post temen que o bien por buscar su propio beneficio mediante tratos con líderes extranjeros, o bien por simple descuido, pueda sacar a la luz datos que comprometan la situación de agentes norteamericanos que operan en otros países.