Antonio Orozco: «Lo he pasado muy mal, pero ahora estoy en un nuevo comienzo»

Cualquier momento es bueno para empezar de cero, pero para Antonio Orozco este es el mejor. Está listo para despegar e iniciar un viaje, en el que Galicia es uno de sus destinos favoritos. «¿No se me nota que soy un enamorado de esta tierra?». ¡Vaya si se nota!


Antonio Orozco (Barcelona, 1972) atiende la llamada sin saber muy bien con quién va a hablar. Acaba de sacar Aviónica, su último disco, y todo el mundo quiere entrevistarlo: «¿De qué medio eres?», pregunta nada más descolgar y saludar: «¡Hombre! ¡La Voz de Galicia!». Sonríe y nos descubre una pasión desconocida por esta tierra. «Tú habla lo que tengas que hablar y si eres gallega más», dice nada más pedirle un poco más de tiempo para charlar con él. «¿No se me nota que soy un enamorado de Galicia o qué?», sentencia casi como si fuera una obviedad. Pues sí, ciertamente. Lo acabamos de descubrir.

—Iba a empezar por tu disco, pero casi me interesa ya más esta pasión por Galicia, ¿de dónde te viene?

—Jolines, pues paso mucho tiempo últimamente en Galicia. Bueno ya desde lo del covid menos, pero soy un súper enamorado. De hecho, hay una canción de este disco que se llama Abuelos que está escrita en Vigo y se oyen las gaviotas y las gaitas... sí, sí, todo muy inspirador, muy gallego. He ido descubriendo Galicia poco a poco y ahora ya tengo muy buenos amigos. Bueno, tengo prácticamente familia en Galicia. Se puede decir que cuando un gallego te quiere, te quiere de verdad. Eso es así. [Se ríe].

—A Pablo López lo queremos mucho en el YES, seguro que a partir de ahora a ti también...

—Pablo y yo vamos muchas veces a Vigo, pero no hemos pasado muchos días juntos en Vigo, por las circunstancias. Yo he estado navegando mucho en punta Lagoa y he pasado mucho tiempo allí con mi familia, con el niño. Y luego también coincidimos con Pablo en un concierto en Vigo. Él no lo sabía y ahí me presenté por sorpresa. Pero Pablo está sobrevalorado. Yo soy un artista mucho más importante.

—No lo pongo en duda...

—[Se ríe a carcajadas].

—Y ahora sacas Aviónica, ¿listo para despegar en plena pandemia?

—Los funambulistas son funambulistas siempre. Llueva, truene, haga frío o haga calor. Pero hay algunos momentos en la vida que son más necesarios que otros. Yo creo que nosotros ahora somos más necesarios que nunca.

—Con este disco, ¿pones el broche final a un momento difícil de tu vida?

—Bueno, yo creo que nunca hay que olvidar. Que el recuerdo forma parte de tu vida. Sí, es verdad que ahora estoy en otra etapa. Hombre, ha sido muy complicado, he tenido unos últimos años muy difíciles, no solo yo, sino toda mi familia, pues porque la vida se pone caprichosa y cantea mucho, se te pone de lado, y hace mucho daño. Yo tengo que decir que lo he pasado muy mal, pero ahora estoy en un nuevo comienzo, estamos empezando de nuevo el camino y yo creo que no se puede empezar mejor.

—Te está yendo bien...

—Tengo una acogida bestial. El abrazo que he recibido es enorme, la recepción del disco, y no quiero abusar de tópicos, pero no puede ser mejor. Pusimos a la venta la gira y está yendo extraordinaria... Creo que era un momento necesario. A lo mejor porque era tan necesario y porque nos atrevimos a hacerlo nos está yendo tan bien. Tengo que decir que ha habido muchas dudas, pero al final dijimos es el momento porque ahora es cuando más falta hace. Y la verdad es que nos ha ido bien.

—Dices en la contraportada del disco que a veces hay que romper con todo para empezar de nuevo. ¿Ha sido así en tu caso?

—Sin duda, pero además se habla mucho de lo que está pasando y tengo que decir que desde estos días, con lo de la vacuna, hay buenas noticias, y eso se nota mucho en la calle. Se nota que hay luz, que se está haciendo de día, este es el mejor momento que hemos tenido nunca en la vida para volver a empezar. Es el mejor momento que hemos tenido todos. Yo lo veo como una súper oportunidad para empezar. Para mí lo es y seguramente para mucha gente también.

—Uno de tus temas es Entre sobras y sobras me faltas. Me imagino que hay una historia detrás de esta canción...

—Sí, hay una historia hermosa que dice que ojalá que nunca tengas que echar nada en falta. Que cuando tenemos las cosas, a veces no somos conscientes, y hay que prestar atención. Eso es una historia que te ha pasado a ti, me ha pasado a mí y le pasa a todo el mundo.

—¿Piensas en alguien?

—Bueno, yo no estoy siendo concreto en realidad. Las canciones, a veces, hablan más por chivatas que por canciones. Esta canción cuando alguien la interpreta así como lo acabas de hacer tú, no sé, a lo mejor habría que preguntarte a ti [se ríe].

—Sí, por supuesto. ¿Y qué es lo que te sobra en la vida?

—Lo que me sobra es el protagonismo que existe en la política de nuestro país. Si hay algo que me sobra en la vida, desde luego es eso. En estos tiempos tan difíciles donde lo que cabe es ir juntos de la mano, hubiese sido tan fácil y tan práctico... y en el momento más necesario ha sido imposible. Si todo el mundo quiere tener razón, quién nos da la solución. Este es el difícil momento por el que atraviesan los colectivos. Y tengo que hablar y destacar el de la música porque las estamos pasando canutas, la música y el arte en general. Pues porque no hay ningún tipo de acuerdo y todo el mundo quiere tener la razón en todo y nadie da la solución en nada. Básicamente es eso, eso es lo que me sobra. Por lo demás, pues más bien me falta cosas, como a todo el mundo. Me faltan abrazos, besos, me faltan un montón de caricias... Y me falta también algo de dinero para pagar al del banco. [Se ríe].

—¿Tenéis fecha para la gira?

— Sí salimos en marzo y estaremos hasta mayo. Vamos a hacer 14 presentaciones.

—¿A Galicia vendrás?

—Sí. Esa es nuestra intención. Más pronto que tarde.

Devuélveme la vida fue un poema y acabó convirtiéndose en uno de tus grandes temas...

—Sí. Fue una manera de decirle a alguien perdón. Yo no sé si a ti te pasa, que a veces uno no sabe afrontar la realidad de las cosas y termina diciendo: «Oye perdona». Y como no sabía cómo hacerlo porque era muy joven en aquella época, escribí una canción y esa canción no formaba parte de ningún repertorio, pero alguien dijo que por qué no lo metíamos. Y así lo hicimos y fíjate, se acabó convirtiendo en la canción más importante de mi vida.

—¿Eres muy enamoradizo?

—Bueno, sí lo soy, soy bastante sentimental y muy sensible en muchos aspectos, pero también tengo mis cosas. No te vayas a pensar. Que nadie te lleve a engaño. [Se ríe].

—¿Por ejemplo?

—Bueno, pues tengo carácter, claro que sí.

—Estás triunfando también en La Voz.

—Este año está siendo un año maravilloso, me lo estoy pasando de lujo con mis colegas porque son mis colegas de toda la vida y ahora tengo la suerte de estar ahí sentado con ellos, y estoy disfrutando un montón. Y lo que queda porque la gente va a flipar con lo que viene a continuación. De verdad.

Con Laura Pausini te llevas genial.

—Es que a Laura hay que quererla. Ella es un ser tan maravilloso al que la pantalla se le queda pequeña. Tendrían que emitirla en cinemascope [se ríe].

—¿Qué le pides a la vida?

—Yo, salud. Pero más que para mí, para los míos. Salud y poco más, porque todo lo demás se puede conseguir. No me preocupa el resto.

—¿Te consideras un tío disfrutón con las cosas sencillas?

—Una de las cosas más importantes de mi vida acaba de ocurrir en estos últimos meses. Tengo que decir que los 20 metros cuadrados del salón cocina de mi casa ha sido el espacio más maravilloso que pueda existir dentro del universo. Han sido tres meses de confinamiento maravillosos, para no olvidar. Todos y cada uno de ellos. Para mí, el confinamiento ha sido brutal. He estado en casa con mi hijo, con mi familia y alucinando cada día. Yo conocía a mi hijo, creía que lo conocía y es verdad que lo conocía, pero no tanto, una pasada.

Te ha servido para unirte más a él.

—Sí, a mí muchísimo.También es verdad que mi hijo ya tiene una edad súper bonita y ha sido muy fácil, tengo que decir.

—He leído que incluso critica tus canciones, ¿es muy cruel?

—Él coge algunas canciones mías para tocarlas en la batería y me acompaña mucho y toca conmigo en directo, pero mi música no es su fuerte. De hecho hay una composición en este disco que es suya que se llama La marea, que la ha hecho él de principio a fin y me hizo mucha ilusión que participase de alguna forma en el disco a su manera. Es un gran crítico, pero no conmigo, no está en mi mundo a nivel musical.

—Me decías antes que te gusta salir a navegar...

—Sí, porque he conseguido con eso una libertad increíble. Hace ahora siete años que empecé. Era un mundo desconocido para mí pero poco a poco lo fui descubriendo y al final mira, en Punta Lagoa acabé.

—¿Por qué zona de la costa gallega te gusta navegar más?

—A mí Galicia dámela entera, no me la des a cachos. Para mí es lugar único donde descubrir cosas únicas. Hace unos años era una gran desconocida para mí y ahora es uno de mis grandes descubrimientos.

 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Antonio Orozco: «Lo he pasado muy mal, pero ahora estoy en un nuevo comienzo»