Casado responsabiliza al Gobierno del «colapso» migratorio de Canarias

Ábalos asegura que no se va a estabilizar ningún campamento de inmigrantes en las islas

Casado, este sábado en el puerto de Arguineguín
Casado, este sábado en el puerto de Arguineguín

Redacción

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, que este sábado se ha acercado el muelle de Arguineguín (Gran Canaria), donde hay 860 inmigrantes, ha acusado al Gobierno del colapso migratorio que se produce en Canarias, y ha criticado que se pase «del Open Arms y el papeles para todos a las devoluciones en caliente».

Pablo Casado ha exigido al Ejecutivo que, de forma inmediata, se pongan en marcha las repatriaciones, el cumplimiento de los protocolos de la Unión Europea y la ley de extranjería, ha reclamado que se desarrolle la cooperación internacional y que España recupere el liderazgo perdido.

El presidente del PP ha recordado que la frontera sur de Europa está en Canarias y ha pedido al Gobierno más medios para las fuerzas de seguridad, así como para el personal sanitario y las organizaciones no gubernamentales, y que se pongan en marcha los servicios de vigilancia que están inactivos. Pablo Casado ha acusado de «cobardía» al presidente español, Pedro Sánchez, por «no dar la cara y sin embargo enviar a numerosos ministros a la zona de la crisis».

Uno de ellos, el de Transportes, José Luis Ábalos, se desplazó este sábado a las islas donde ha afirmado que el Gobierno no pretende estabilizar un campamento o centro en Canarias y que las 7.000 plazas anunciadas por el ministro Escrivá solo aspiran a proporcionar condiciones humanitarias «lo más decorosas posibles», antes de que los inmigrantes sean devueltos a sus países de origen.

Ábalos ha reafirmado en que no se abrirán los traslados a la Península, pues «no dejamos de ser la puerta de entrada a Europa» y, por tanto, «no podemos dar un mensaje de que estas cosas son posibles» porque «tenemos una responsabilidad con Europa muy importante».

Además, ha insistido en la importancia de buscar la colaboración de los países de origen y ha asegurado que España tiene que combinar una política de fronteras, «aunque es cierto que se nos complica por el cierre de fronteras derivado de la pandemia», con una sensibilidad humanitaria «que nunca hay que perder».

El Gobierno descarta trasladar migrantes de Canarias a la Península y admite errores

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO
Una patera con 48 inmigrantes de origen subsahariano, entre ellos 14 menores y una mujer, llegó este jueves al puerto de La Restinga, en el sur de la isla de El Hierro
Una patera con 48 inmigrantes de origen subsahariano, entre ellos 14 menores y una mujer, llegó este jueves al puerto de La Restinga, en el sur de la isla de El Hierro

Habilitará carpas para acoger a unas 7.000 personas y evitar el «efecto llamada»

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, descarta tajantemente la posibilidad de trasladar migrantes desde Canarias a la Península, como habían solicitado las autoridades insulares y también sus socios de Unidas Podemos. Desde su departamento se argumenta que ese movimiento podría favorecer el «efecto llamada», cuando el objetivo es «evitar vías de entrada irregular a Europa» y no sería visto con buenos ojos por la Unión Europea. Así que, por el momento, el Gobierno optará por las soluciones tradicionales en este tipo de situaciones: ampliar las plazas de acogida temporal y negociar con Marruecos -país que visitó este viernes Grande-Marlaska- el refuerzo de controles en la costa atlántica.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Casado responsabiliza al Gobierno del «colapso» migratorio de Canarias