El Gobierno descarta trasladar migrantes de Canarias a la Península y admite errores

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO MADRID / COLPISA

ACTUALIDAD

Una patera con 48 inmigrantes de origen subsahariano, entre ellos 14 menores y una mujer, llegó este jueves al puerto de La Restinga, en el sur de la isla de El Hierro
Una patera con 48 inmigrantes de origen subsahariano, entre ellos 14 menores y una mujer, llegó este jueves al puerto de La Restinga, en el sur de la isla de El Hierro Gelmert Finol | Efe

Habilitará carpas para acoger a unas 7.000 personas y evitar el «efecto llamada»

21 nov 2020 . Actualizado a las 11:36 h.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, descarta tajantemente la posibilidad de trasladar migrantes desde Canarias a la Península, como habían solicitado las autoridades insulares y también sus socios de Unidas Podemos. Desde su departamento se argumenta que ese movimiento podría favorecer el «efecto llamada», cuando el objetivo es «evitar vías de entrada irregular a Europa» y no sería visto con buenos ojos por la Unión Europea. Así que, por el momento, el Gobierno optará por las soluciones tradicionales en este tipo de situaciones: ampliar las plazas de acogida temporal y negociar con Marruecos -país que visitó este viernes Grande-Marlaska- el refuerzo de controles en la costa atlántica.

Al Gobierno de coalición le urge paliar una crisis migratoria que lleva camino de convertirse en un polvorín político y social, y que se está dejando notar con especial crudeza en el puerto de la localidad de Arguineguín, al sur de Gran Canaria, donde 1.300 inmigrantes se encuentran hacinados en condiciones precarias (en las últimas semanas su número llegó a superar los 2.000 en un dique de 3.600 metros cuadrados). 

Aliviar la presión

La principal medida, propuesta desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, consistirá en levantar carpas repartidas entre Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura que acogerán a 7.000 inmigrantes. Con esto prevén aliviar la presión sobre Arguineguín y los 17 establecimientos hoteleros en los que actualmente se encuentran 5.500 personas en situación irregular.