Netanyahu se reúne en secreto con el príncipe heredero saudí

Mikel Ayestaran JERUSALÉN / COLPISA

ACTUALIDAD

El príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman,  y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu
El príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu RONEN ZVULUN

El primer ministro israelí y Bin Salman refuerzan el eje contra Irán antes del relevo en la Casa Blanca para presionar a Biden

24 nov 2020 . Actualizado a las 11:07 h.

Israel y Arabia Saudí dieron un paso más para fortalecer el eje contra Irán con una reunión entre el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, encuentro celebrado en secreto la noche del domingo en Neom, al noroeste del país, a orillas del mar Rojo y muy cerca de la frontera con Jordania.

Aunque no hubo confirmación oficial e incluso el ministro de Exteriores saudí negó que se hubiera producido dicha reunión, fuentes oficiales confirmaron a The Wall Street Journal y Haaretz un encuentro que los medios israelíes interpretaron como un mensaje directo a Joe Biden.

Netanyahu volvió a hacer historia, esta vez por ser el primer líder israelí en viajar a Arabia Saudí, país con el que de momento no se han normalizado las relaciones. Fue una reunión secreta, pese a que israelíes y saudíes no hicieron gran esfuerzo por ocultarla.

Viaje en avión privado

Pocas horas después de que el primer ministro de Israel compareciera ante los medios para pedir al presidente electo de Estados Unidos que no volviera al acuerdo nuclear firmado con la república islámica en el 2015, en la época en la que Biden era el número dos de Barack Obama, el avión privado del empresario Ehud Udi Angel partía desde Tel Aviv con rumbo a Neom, según la televisión nacional israelí Kan. En su interior, viajaban Netanyahu y Yossi Cohen, jefe del Mosad.

En Neom les esperaba el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, junto a Bin Salman, el hombre fuerte del reino, que se desplazó hasta allí tras finalizar la cumbre del G20. El avión privado, cuyo rastro se puede seguir de manera pública en la web FlightRadar24.com, retornó al aeropuerto de Ben Gurion cinco horas después.

Pompeo, artífice de los acuerdos de normalización del Estado israelí con Emiratos Árabes Unidos y Baréin, no hizo referencia al encuentro con Netanyahu, pero en las redes sociales señaló que realizó «una visita constructiva» con el príncipe heredero saudí a Neom.

Tras hacerse públicos los llamados Acuerdos Abraham, todas las miradas apuntaron a Riad, pero los responsables del reino no dieron el paso definitivo para normalizar relaciones con Israel. Preguntado por la prensa, el ministro de Exteriores saudí, Bin Farhan, se mostró partidario de la normalización de relaciones diplomáticas con Israel, pero para ello pidió antes «un acuerdo de paz permanente y completo entre los israelíes y los palestinos, que haya un Estado palestino con dignidad dentro de las fronteras de 1967». 

Problemas domésticos

Netanyahu, acorralado en casa por sus escándalos de corrupción, vuelve a recurrir a la política exterior como balón de oxígeno. Haaretz informó de que el titular de Defensa, Beni Gantz, y el titular de Exteriores, Gabi Ashkenazi, ambos de la coalición Azul y Blanco con la que el Likud forma Gobierno, «no fueron informados del encuentro» en Neom. Gantz no ocultó su malestar y el asistente del primer ministro, Topaz Luk, le respondió vía Twitter con el siguiente mensaje: «Gantz está haciendo política mientras que el primer ministro está haciendo la paz». Palabras que sirvieron también para confirmar el viaje «secreto» a Neom del líder del Likud.