El Gobierno británico dice que la nueva cepa del coronavirus está «fuera de control»

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Un panel alerta en Londres del alto riesgo del covid-19
Un panel alerta en Londres del alto riesgo del covid-19 TOBY MELVILLE | Reuters

Esta variante, que tiene una alta capacidad de transmisión, ha obligado a confinar a más de 20 millones de personas en el Reino Unido en plenas Navidades. Dieciséis países europeos, entre ellos España, han suspendido los vuelos con el territorio británico

21 dic 2020 . Actualizado a las 15:34 h.

Más de 20 millones de personas permanecen desde este domingo confinadas en Inglaterra. La rápida transmisión de una nueva variante del coronavirus, que según el ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, se encuentra «fuera de control»ha obligado al Gobierno del Reino Unido a establecer draconianas medidas que mantienen encerrados en casa a todos los habitantes de Londres, el sudeste y este del país, Gales y Escocia. El nivel 4 de riesgo, que implica el cierre perimetral y la paralización de toda actividad no esencial, estará en vigor al menos dos semanas, desactivando por completo la Navidad. «Vamos a salir adelante pero nos esperan meses difíciles», admitió Hancock.

«Necesitamos controlar la nueva variante reduciendo el contacto social», advirtió, pidiendo a todos los que vivan en una zona de máximo riesgo que actúen «como si tuvieran el virus». Las nuevas medidas avanzan en esa dirección: imponen a la población un confinamiento domiciliario que solo se puede romper para hacer compras esenciales o realizar ejercicio. Los ingleses afectados deben trabajar desde casa cuando sea posible y solo pueden encontrarse en el exterior con una única persona. Está prohibido pernoctar en otra vivienda y viajar fuera de la zona delimitada y, también, del país.

La nueva cepa se propaga con más facilidad

El volantazo en los planes navideños del Ejecutivo de Boris Johnson obedece a una nueva amenaza, una variante del virus que, al parecer, tiene una capacidad de transmisión en torno a un 70 % mayor. El Reino Unido ya ha hablado con la Organización Mundial de Comercio (OMS) sobre esta nueva cepa, pero aunque los científicos han alertado de que es más infecciosa, de momento no hay pruebas de que pueda provocar más muertes o de que vaya a tener algún impacto en la efectividad de las vacunas ya desarrolladas.