El padre de Assange pide a Nueva Zelanda asilo para su hijo

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Julian Assange, durante su traslado tras ser detenido en la embajada de Ecuador en Londres
Julian Assange, durante su traslado tras ser detenido en la embajada de Ecuador en Londres Henry Nicholls | Reuters

México se ofrece a acoger al activista y Australia  abre la puerta al regreso

05 ene 2021 . Actualizado a las 11:41 h.

John Shipton, padre del fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, ha pedido a Nueva Zelanda que dé asilo a su hijo, después de que la Justicia británica rechazara la solicitud de extradición de EE.UU., confirmaron este martes a Efe fuentes legales. «Nueva Zelanda es ciertamente una opción», dijo el abogado Greg Barns, asesor de la campaña en Australia en favor de la liberación de Assange y quien firmó esta carta junto a Shipton y su colega neozelandés Craig Tuck, al considerar que se trata de «un caso político» que puede ser negociado con Reino Unido.

«Esta carta es una petición a los países progresistas como Nueva Zelanda de que reconozcan la importancia de lo que defiende Assange y se aseguren de que no sea procesado por ejercer su libertad de expresión», subrayó Barns.

El letrado añadió que muchos países progresistas «están preocupados por que la posición de Julian Assange respecto a la libertad de expresión no sea criminalizada por los EE.UU.», y destacó la oferta de México de conceder asilo al activista australiano. Christine Assange, madre del fundador de WikiLeaks también instó a Estados Unidos a que desista en su intento de extraditar a su hijo y que se le permite regresar a casa «para sanarse de este calvario» que lleva una década.

El pedido de asilo a Nueva Zelanda se produce después de que este lunes la jueza británica Vanessa Baraister rechazara la extradición del australiano de 49 años por razones médicas, en un fallo que será apelado por EE.UU. y que durará años, tras ser descartados los alegatos de la defensa, que denunciaban motivaciones políticas para juzgarlo y un juicio tendencioso.

Assange afronta una pena potencial de 175 años de cárcel por presuntos delitos de espionaje e intromisión informática por la filtración en la década pasada de documentos militares y confidenciales sobre la intervención de Washington en Irak y Afganistán.

Barns volvió a reprochar al Ejecutivo de Camberra, histórico aliado de EE.UU., que no pida la liberación de Assange o dé las garantías necesarias para que retorne «de forma segura» junto a su familia a su país natal «y no sea extraditado de Australia».

El primer ministro australiano, Scott Morrison, ha asegurado que Assange es «libre para volver» al país, si las autoridades británicas retiran todos los cargos que pesan sobre él,

El Gobierno de Morrison ha intervenido en favor de la académica australiana-británica Kylie Moore-Gilbert, liberada en noviembre de Irán, o el activista escritor chino-australiano Yang Hengjun, detenido a principios del 2019 en China por presunto espionaje, mientras que dice que esperará a los fallos en el caso de Assange.