De Utrecht al «brexit», o por qué Gibraltar no es español

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Una trabajadora, a su paso por la verja de Gibraltar
Una trabajadora, a su paso por la verja de Gibraltar JON NAZCA | Reuters

La oposición lamenta la oportunidad desperdiciada por Sánchez para exigir un paso hacia la cosoberanía del Peñón

05 ene 2021 . Actualizado a las 08:46 h.

El punto número 10 del Tratado de Utrecht (1713), con el que se puso fin a la Guerra de Sucesión española, dispone que la Corona castellana «cede» a la británica «la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas... para que la tenga y goce con entero derecho y para siempre». Y a continuación recoge que «si en algún tiempo a la Corona de la Gran Bretaña le pareciere conveniente dar, vender, enajenar de cualquier modo la propiedad de la dicha ciudad de Gibraltar, se ha convenido y concordado por este Tratado que se dará a la Corona de España la primera acción antes que a otros para redimirla».

El desenlace del conflicto bélico mediante el cual los borbones se instauraron en el trono español supuso mejoras en la ya de por sí ventajosa posición del incipiente Imperio británico. Al enclave de Gibraltar hay que sumarle considerables ventajas comerciales, así como Menorca. La Marina de Carlos III acabaría recuperando la isla de las Baleares a finales del siglo XVIII, pero todos los intentos españoles para reconquistar el Peñón, bien por las armas o mediante la diplomacia, fueron en vano.

¿Se trata de un anacronismo? ¿Debe Gibraltar pasar a dominio español? De ser así, ¿constituye el brexit una oportunidad inmejorable para que España aumente su presión para reclamar la soberanía del territorio? El principio de acuerdo entre Madrid y Londres anunciado recientemente por la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, mediante el que ambos territorios se comprometen a derribar la verja que los separa, así como la inclusión del Peñón dentro del llamado espacio Schengen, por lo que los únicos controles se realizarán en el puerto y en el aeropuerto, ha vuelto a agitar el debate.