La crispación política y la crisis económica azuzan las protestas violentas en Túnez

J. Martín TÚNEZ / EFE

ACTUALIDAD

Manifestación por el décimo aniversario de las movilizaciones contra el régimen de Ben Alí
Manifestación por el décimo aniversario de las movilizaciones contra el régimen de Ben Alí MOHAMED MESSARA

Cientos de personas detenidas en disturbios y choques con la Policía en todo el país

18 ene 2021 . Actualizado a las 21:37 h.

El pulso por el poder que libran la jefatura del Estado, el Gobierno y la Presidencia del Parlamento, incapaces de pactar las acuciantes reformas económicas estructurales que necesita el país, ha saltado con violencia a las calles de Túnez arrastrado por el endurecimiento de las restricciones por el covid-19 y el hartazgo de una población desesperada y empobrecida.

Desde que el pasado 14 de enero, décimo aniversario de la huida del dictador Ben Alí, el primer ministro tunecino, Hichem Mechichi, decretó un confinamiento general y amplió el toque de queda a las 16.00 horas con el objetivo declarado de atajar los contagios, más de 650 personas han sido detenidas en disturbios y choques con la Policía en todo el país. Las últimas tuvieron lugar este lunes, entre ellas la del activista Hamza Nassri Jeridi, durante una protesta de apoyo a los arrestados cerca de la avenida Habib Bourguiba, corazón de la capital. Además de consignas contra el Gobierno por la crisis económica, los congregados exigieron que se cumplan las promesas de libertad, justicia social y derechos reclamadas durante la revolución del 2011 .

Despliegue del Ejército

La virulencia de las protestas, organizadas por grupos de jóvenes y adolescentes sin aparente estructura, llevó este lunes a estrechar las medidas de Seguridad y a desplegar el Ejército en barrios populares de la capital y ciudades del interior y la costa.