El BCE estudia bonificar a quienes utilicen el futuro euro digital

Cristina Porteiro
c. porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Olivier MatthysPOOL

El organismo decidirá esta primavera si sigue adelante con el proyecto

21 feb 2021 . Actualizado a las 09:41 h.

China, Australia o Suecia son algunos de los países que ultiman los trabajos para sacar al mercado sus monedas digitales. Unos activos que se podrán adquirir para poder realizar todo tipo de transacciones sin tener que pasar por casas de cambio, cajeros automáticos o depender de empresas privadas que nos expidan tarjetas bancarias. En esta carrera hay protagonistas que ya van por delante. Y no son países. Se trata de multinacionales como Facebook que, con su Diem (antes Libra), está dispuesta a desafiar la soberanía y monopolio de los Estados sobre el control monetario. Igual que el Bitcoin. La eurozona va a la zaga.

¿Por qué se quiere introducir el euro digital?

El Banco Central Europeo (BCE) cree que es necesario acompasar la evolución de los medios de pago con el proceso de digitalización de la economía. Y, sobre todo, quiere evitar que monedas como Diem o Bitcoin arrinconen al euro. Está apurando el calendario para poner en circulación su moneda digital. En primavera decidirá si sigue adelante con el proyecto que podría culminar dentro de unos cuatro o cinco años, según admitió su presidenta, Christine Lagarde.

¿Qué ventajas ofrece?

El organismo baraja la posibilidad de pagar a los usuarios y empresas que utilicen esta moneda: «La remuneración podría ser considerada un atractivo para los usuarios, lo cual preservaría el rol del euro en los pagos minoristas en un entorno digital con monedas digitales alternativas», señala el BCE en un informe de trabajo. Claro que, esa remuneración podría ser fija o variable. Solo se pagaría en el segundo caso. En ese escenario, se fijaría un interés tomando como referencia los del conjunto de bancos centrales. Obviamente ofrecería otras ventajas en el día a día, en función de su diseño. Los pagos serían más rápidos, más seguros (respaldados), se reduciría el riesgo de robo de efectivo y de fraude con billetes falsos en las compras. También está la posibilidad de ahorrar en comisiones. Cualquier persona sin cuenta en una entidad financiera podrá acceder.