Siete detenidos y tensión frente al edificio de la Policía Nacional en Barcelona en las protestas en apoyo a Hasel

La Generalitat critica por primera vez los disturbios y los califica como «puro vandalismo»

Los radicales arrojaron, este domingo, papeleras y botellas a los Mossos que custodian los alrededores de la comisaría de la Policía Nacional en la barcelonesa vía Laietana
Los radicales arrojaron, este domingo, papeleras y botellas a los Mossos que custodian los alrededores de la comisaría de la Policía Nacional en la barcelonesa vía Laietana

Madrid / Colpisa / Europa Press / EFE

Las protestas violentas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel se extendieron este domingo a Bilbao, aunque Barcelona ha sido por sexta noche consercutiva el epicentro de los disturbios. Los radicales se concentraron esta noche en el acceso a la estación de tren de Sants, donde los Mossos tuvieron que desplegarse para evitar que asaltasen el recinto.

Ante el fuerte cordón policial, los concentrados, que portaban una pancarta con el lema «Nos habéis enseñado que ser pacíficos es inútil», se desplazaron desde Sants hacia el centro de la ciudad, donde se reprodujeron las algaradas en las inmediaciones de la comisaría de la Policía Nacional en la vía Laietana.  

Finalmente, las protestas quedaron disueltas a las 22.00 horas con siete detenidos.

Los Mossos d'Esquadra han informado vía Twitter de que cinco de los detenidos habían roto los vidrios de un establecimiento de ropa del paseo de Gràcia y estaban robando, y los otros dos están detenidos por desórdenes públicos.

Un policía ha resultado herido durante las cinco detenciones por los desperfectos en la tienda.

El Palau

Un grupo de jóvenes encapuchados ha intentado atacar, de nuevo, el edificio modernista del Palau de la Música, lo que ha impedido un hombre, que se les ha encarado. el hombre, que llevaba una senyera en la mano, les ha dicho, contundente, «el Palau de la Música no se toca» y les ha pedido que se fueran.

El grupo ha optado por hacerle caso y ha dado media vuelta para dirigirse en dirección a Via Laietana, donde se producían algunos momentos de tensión ya que diversos manifestantes han lanzado objetos contundentes contra los agentes que custodiaban el edificio de la Policía Nacional.

Un encapuchado destroza los cristales del escaparate de una tienda de ropa en Barcelona, el sábado por la noche, mientras otros saqueadores roban los maniquíes y las prendas
Un encapuchado destroza los cristales del escaparate de una tienda de ropa en Barcelona, el sábado por la noche, mientras otros saqueadores roban los maniquíes y las prendas

Tensión en Cataluña

Los primeros disturbios por el encarcelamiento de Pablo Hasel sorprendieron a los partidos secesionistas en plenas negociaciones por el futuro Gobierno de Cataluña tras el 14F y con un Ejecutivo dividido entre Junts y ERC. Desde la Generalitat, primero se puso el foco en la actuación de los Mossos d'Esquadra señalando que «las manifestaciones en el siglo XXI no pueden terminar con heridos». Pero tras cinco noches seguidas de algaradas, el consejero de Interior, Miquel Sàmper, ha acabado calificando los actos violentos como «puro vandalismo».

 «Al principio, era evidente que era un acto de protesta por la libertad de expresión y por la injusticia de una sentencia y se ha producido una evolución a actos de puro vandalismo, a robos», justificaba su cambio de postura el consejero este domingo, en una entrevista en RAC 1.

Por la tarde, representantes de los sindicatos de los Mossos, que habían amenazado con un «plante», se reunieron con Sàmper para solicitarle una «defensa explícita» del cuerpo. Pese al malestar de los agentes, el consejero les trasladó que el sistema del orden público «tiene que revisarse» y les recordó que esta es una demanda de «un ámbito amplio de 82 diputados», en referencia a la mayoría de ERC, Junts, la CUP y los comunes.

Los Mossos consideran «inaceptables» estas palabras y defienden que ya cuentan con mecanismos para investigar posibles actuaciones deficientes. «Es una aberración que se nos acuse a las primeras de cambio», afirmaban en un comunicado emitido tras la reunión con Interior.

Polémica política

En el ámbito nacional, los disturbios también han desatado un debate político. Desde Unidas Podemos siguen aludiendo al descontento social en el que se han visto atrapados los jóvenes, entre dos crisis (la del 2008 y ahora, la del covid-19). Una situación cuya «raíz», consideran, «hay que debatir». Lejos de censurar la violencia empleada en las protestas, Podemos acusó al «poder mediático» de poner el foco en los disturbios siempre que se denuncia en las calles «una anormalidad democrática» para que se deje de debatir del problema real «y nada cambie».

Así lo manifestaron este domingo en una publicación en la cuenta oficial del partido en Twitter, después de cinco días de protestas en los que aún no han condenado los actos violentos. «Que no caigamos en esa trampa no nos pone del lado de la violencia, sino del avance democrático», tuiteó la formación morada. 

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en cambio, ha encontrado en los disturbios un nuevo ariete para intentar mellar la estabilidad de la coalición. Este domingo, insistió en pedir a Pedro Sánchez la destitución de los ministros que «justifican la kale borroka» e incluso invocó la ley de partidos, recordando que no permite a las formaciones políticas alentar la violencia.

Los manifestantes saquearon este sábado varias tiendas del centro de Barcelona
Los manifestantes saquearon este sábado varias tiendas del centro de Barcelona

Las protestas en apoyo de Hasel dejan más de 150 detenidos desde su comienzo

Las cinco noches seguidas de protestas violentas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, que cumple nueves meses de prisión por su reiteración en el delito de enaltecimiento del terrorismo, han dejado al menos 150 detenidos en distintas ciudades del país desde el pasado martes. El artista fue detenido ese día por la mañana en el rectorado de la Universidad de Lérida, su localidad natal, y los disturbios posteriores han dejado además unos 200 heridos, mas de un tercio policías, en los graves altercados generados sobre todo por grupos de radicales.

Cataluña concentra la mayoría de los arrestados desde la noche del martes, cuando se convocaron manifestaciones espontáneas en contra del ingreso en prisión de Pablo Hasel, de 33 años. Con los 34 detenidos en la jornada del sábado, el número total alcanzaba hasta este domingo las 86 personas, según fuentes oficiales. Las capitales de las cuatro provincias registraron arrestos, pero en Barcelona se han producido al menos el 75% de los casos y el mayor número de heridos -una mujer perdió un ojo la noche del martes tras recibir el disparo de una bala de foam lanzada por los Mossos- y daños materiales. El consistorio barcelonés cuantificó que se han quemado o vandalizado 724 contenedores desde el martes. Y solo en la jornada del sábado la factura por los desperfectos en el mobiliario urbano rondaba los 130.000 euros.

También en Madrid

En Madrid capital se registraron el sábado cinco detenidos, aunque la protesta fue mucho más contenidas que la del miércoles o jueves. Se estima unos 40 arrestados desde el comienzo de los altercados, en su mayoría jóvenes y menores. Según la Policía Local, a diferencia del carácter organizado de los grupos en Barcelona, en Madrid se han juntado manifestantes de diversa tipología.

También se han registrado detenciones estos días en Valencia, Granada o Bilbao. En la capital vizcaína la marcha convocada este domingo derivó a su finalización en enfrentamientos entre la Ertzaintza y grupos de radicales, que volcaron y quemaron contenedores en el centro de la ciudad. En la concentración participaron unos 2.000 jóvenes, que profirieron gritos en favor de la amnistía a Pablo Hasel y contra la monarquía y el «Estado fascista».

Según fuentes judiciales, la práctica mayoría de los 150 arrestados que han pasado a disposición de los juzgados de guardia en sus respectivas ciudades han quedado en libertad provisional con comparecencias periódicas. Están acusados de delitos de desórdenes públicos, resistencia, lesiones leves o daños. En Barcelona, donde la violencia incluye desde el jueves actos de pillaje en comercios del centro, los Mossos comunicaron la presencia de delincuentes comunes con antecedentes por robo. También destacaron la evolución del tipo de manifestaciones desde el pasado martes, cuando mayoritariamente se trataba de personas que protestaban de forma pacífica por el encarcelamiento de Hasel y han derivado con el paso de los días en actos organizados «de puro vandalismo y pillaje en las tiendas».  

Echenique evita condenar expresamente la violencia tras el encarcelamiento de Hasel

La Voz

El rapero solo denuncia la «violencia» policial  y apoya a las «apaleadas» por las fuerzas de seguridad

Discrepancias en el seno de Podemos sobre la violencia generada tras la entrada en prisión del rapero Hasel. Este lunes, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha evitado condenar expresamente los disturbios alegando que se ha abierto al respecto «un falso debate» y que «a todo el mundo» le parece mal la quema de contenedores.

Preguntado hasta en tres ocasiones en TVE si condena la violencia de los disturbios, Echenique ha evitado responder expresamente que sí y ha dicho que «nadie en la sociedad española» apoya la violencia, «o a lo mejor -ha precisado- una minoría enormemente pequeña». En otro momento ha dicho que «todos los partidos, a lo mejor excepto Vox, condenan la violencia».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Siete detenidos y tensión frente al edificio de la Policía Nacional en Barcelona en las protestas en apoyo a Hasel