Rato y Trillo tampoco reconocen la contabilidad paralela del PP, pese a su relación «cordial» con Bárcenas

Mateo Balín COLPISA | MADRID

ACTUALIDAD

El exvicepresidente del Gobierno, que coincidió con el extesorero en prisión, desconoce la caja B, pero rechaza que este sufriera «delirios» como señaló Rajoy el miércoles

25 mar 2021 . Actualizado a las 20:49 h.

Todos los exdirigentes del Partido Popular que han testificado en el juicio por la presunta caja B se han desmarcado, con mayor o menor énfasis, de Luis Bárcenas y sus actividades contables. Primero fueron los ex secretarios generales Ángel Acebes, Javier Arenas, Francisco Álvarez-Cascos y María Dolores de Cospedal. Luego los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy, y finalmente lo han hecho dos antiguos pesos pesados del PP: Rodrigo Rato y Federico Trillo.

La tesis central de sus testificales es que Bárcenas manejaba en exclusiva la gestión económica del partido junto al fallecido Álvaro Lapuerta, quien, a diferencia del condenado en prisión, sí ha recibido buenas palabras de sus compañeros. También han coincidido en negar su conocimiento de una caja B en el partido desde 1982 hasta el 2008 o el cobro de sobresueldos en sobres con dinero opaco para el fisco.

Este jueves cerraron las comparecencias ante el tribunal de la Audiencia Nacional Rato y Trillo, hombres fuertes del ejecutivo de Aznar. Ambos siguieron esa línea argumental, pero, a diferencia del resto, no renegaron de la figura Bárcenas y admitieron su relación «cordial» y «estrecha» durante años. Trillo, incluso, asistiendo en su defensa legal cuando apareció implicado en el caso Gürtel en el 2009. El origen de la paulatina deriva política y financiera del PP hasta la actualidad.