Alejandra Rodríguez Arranz, abogada y mediadora: «Si hay niños de por medio, estás condenado a entenderte con tu ex»

ACTUALIDAD

ANGEL MANSO

La abogada señala que lo ideal sería no tomar las decisiones justo en el momento de la separación y darse un tiempo para pensar en frío, sin embargo, asegura que no es posible. «A diferencia de una sentencia, con la mediación ganan las dos partes, son acuerdos hechos a la carta», indica

25 mar 2021 . Actualizado a las 19:14 h.

Lleva más de 15 años viendo cómo parejas deciden emprender caminos separados, y Alejandra Rodríguez Arranz, abogada especialista en derecho de familia y mediadora, señala que los divorcios con niños de por medio suelen ser los más complicados. «Muchas veces los cónyuges, por la carga emocional de ese momento, no son capaces de anteponer los intereses de los niños», apunta la letrada, que apuesta por la mediación como vía para solucionar los procesos de familia.

-Estos días estamos viendo lo que es un divorcio no amistoso. ¿Esto es evitable?

-Es reconducible más que evitable. Cuando una pareja decide separarse y no hay acuerdo, no hay acuerdo, pero puedes reconducirlo, a través de la mediación, entre abogados... pero tú no puedes evitar que una pareja se separe por las malas.

-En un divorcio muy conflictivo, ¿de qué manera puede beneficiar la mediación?

-Brindando a las partes un espacio de diálogo distinto, que muchas veces no se produce tras la separación. Les ofreces la posibilidad de sentarse a hablar sin reproches; hay una regla: no se permiten las faltas de respeto, los insultos... Hay veces que las partes no quieren ni sentarse juntas, y sin embargo, acceden a la mediación. En ese caso son sesiones individuales, pero lo ideal es hacerlas juntos. A través de una serie de técnicas que estudiamos, se les guía en el proceso de intentar alcanzar un acuerdo, no siempre se consigue, pero se ha iniciado la comunicación de otra manera. Han tenido la oportunidad de escuchar a la otra parte, no para contestar, sino para entender. Lo primero que nos enseñan en mediación es a distinguir los intereses y las posiciones. Es el ejemplo de la naranja: los dos la quieren, pero ¿para qué? Al final te das cuenta de que uno quiere los gajos para hacer zumo y otro la monda para hacer un bizcocho. Es llegar a ese punto.