Biden exige a Putin rebajar la tensión con Ucrania y le propone una cumbre

Rusia avisa que defiende sus «intereses» y exige a EE.UU. que se distancie

El presidente Volodimir Zelenski visitó a las tropas ucranianas en el frente con los separatistas de Donbás
El presidente Volodimir Zelenski visitó a las tropas ucranianas en el frente con los separatistas de Donbás

Moscú, washington / colpisa, Efe

La preocupación ante la movilización militar rusa en la frontera con Ucrania crece en Estados Unidos y la OTAN. Según señaló este martes el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, en las últimas semanas Rusia ha desplazado «miles de tropas listas para el combate», en la mayor concentración de sus fuerzas «desde la anexión ilegal de Crimea en el 2014». En una conversación telefónica, el presidente Joe Biden exigió este martes a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que «rebaje las tensiones» con Kiev y le propuso mantener «una cumbre en un tercer país» en algún momento de los «próximos meses», para «conversar sobre todos los temas que enfrentan a EE.UU. y Rusia», según la Casa Blanca.

La llamada de Biden, la segunda hecha pública, se produjo después de que Rusia anunciara que había enviado dos ejércitos y tres unidades aerotransportadas a sus fronteras occidentales. Además, el Kremlin traslada 15 buques del mar Caspio al mar Negro, después de que dos barcos de guerra de EE.UU. fueron enviados a la zona en una muestra de apoyo a Kiev.

Stoltenberg también exigió a Moscú detener «de manera inmediata» la movilización militar rusa en la frontera con Ucrania y aseguró que esa concentración de fuerzas es «injustificada» y «profundamente preocupante», durante una rueda de prensa conjunta con el ministro ucraniano de Exteriores, Dmitro Kuleba.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, subrayó tras su reunión con Kuleba en Bruselas el apoyo de su país a la integración euroatlántica de Kiev ante las «agresiones» de Moscú en Donbás y Crimea. 

¿Defensa o intimidación?

El Kremlin no oculta que sigue concentrando tropas en la frontera con Ucrania. El viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, anunció ayer en una conferencia dedicada al quinto aniversario de la creación de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que «Rusia defiende los intereses de la población rusoparlante de Donbás y continuará haciéndolo en el futuro». El mismo mensaje que dio el lunes el portavoz de la Presidencia, Dmitri Peskov, poco después de que el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, anunciara que su país está «preparado» para una posible invasión rusa. Peskov, no obstante, aseguró que «Rusia no tiene intención de declarar la guerra a Ucrania». Los analistas destacan que lo que busca Moscú es intimidar lo más posible a Kiev para disuadir a sus dirigentes de la idea de recuperar Donbás mediante el uso de la fuerza.

El 11 de abril, Blinken afirmó que Biden mantiene su compromiso de que Moscú «pague su precio, si actúa de manera agresiva e irresponsable». Riabkov reaccionó con indignación a las advertencias de Washington. «Qué es eso de que Rusia pagará un precio», se preguntaba ayer en un encuentro con periodistas en el hotel Ucrania de Moscú, precisamente.

El viceministro ruso rechazó el «tono» de EE.UU. y calificó además de «provocación» la presencia de sus barcos de guerra en el mar Negro. «Es una provocación para ponernos a prueba y jugar con nuestros nervios, pero no tendrán éxito», afirmó. A su juicio, «tales maniobras no hacen sino aumentar el riesgo de que se produzcan incidentes; lo mejor es que se mantengan lo más alejados posible de Crimea y de nuestras costas».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Biden exige a Putin rebajar la tensión con Ucrania y le propone una cumbre