El debate deja las cosas como estaban

ACTUALIDAD

Candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid en el debate electoral.
Candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid en el debate electoral. J. Hellín. POOL

Los expertos consultados por La Voz prevén trasvases poco significativos

23 abr 2021 . Actualizado a las 09:46 h.

El debate celebrado el miércoles en Telemadrid entre los candidatos a presidir la Comunidad de Madrid no moverá de forma significativa los votos de cara al 4M, según los expertos consultados por La Voz, que prevén trasvases poco significativos, tras evaluar a cada candidato y cómo podría influir electoralmente.

Carlos Barrera estima que «se trató de un debate bastante previsible, en el que ninguno cometió errores gruesos» y, por lo tanto, «no parece que vaya a resultar decisivo en el movimiento de votos, porque la gestión en el Gobierno o en la oposición va a ser más valorada que el enfrentamiento televisivo en un plató, y porque aún queda campaña por delante». «Pudo captar algún indeciso, pero hay que aclarar que los que más gustan a los suyos, que son los más agresivos, no suelen ser los que más gustan a los indecisos», destaca Verónica Fumanal. Según Santiago Martínez, «el debate ha sido tan malo que no creo que los ganadores y perdedores vayan a sacar mucho rédito en cuanto a votos».

Ganadores y perdedores

García y Gabilondo. Para Verónica Fumanal, «no hubo un claro ganador, ni un perdedor, en un debate a seis es muy difícil ganar con rotundidad, si no hay errores evidentes, que no fue el caso». Carmen Lumbierres asegura que estos debates «sirven de manera distinta a los candidatos consolidados y con buenas perspectivas electorales y a los nuevos y más desconocidos». En función de esta variable, «la clara ganadora fue Mónica García y el perdedor Edmundo Bal, «con una actitud suplicante ante quien les echó del Gobierno, que acabó por dejarle en la irrelevancia». Considera que «en el eje izquierda-derecha, el ganador fue Pablo Iglesias, que consiguió desestabilizar en algunos momentos a la favorita Ayuso, y no entró en competición con sus candidatos afines». Y en la derecha, «Ayuso por incomparecencia de Edmundo Bal y Rocío Monasterio, que no salió de su discurso repetitivo del odio, la xenofobia y la antipolítica».