Mavi Sueiro, médica de urgencias: «Si te atragantas, no debes beber»

Con aceitunas, frutos secos y hasta con pulpo nos atragantamos. En ese poco tiempo sin oxígeno, si estamos solos, hay que buscar el respaldo de una silla o el apoyo de una mesa para hacer presión. Lo cuenta esta doctora que sufrió un desvanecimiento por esta causa


Redacción / La Voz

«Lo más importante cuando uno se atraganta -explica la doctora Sueiro- es mantener la calma, aunque es dificilísimo», dice ella que pasó por un episodio en el que terminó por perder el conocimiento, aunque, para su fortuna, todavía le pasaba algo de oxígeno por la vía aérea. Comer muy despacio, masticar mucho la comida y cortar en trozos pequeños los alimentos es fundamental para evitar que nos atragantemos, pero si estamos solos, explica Sueiro, tenemos modo de intentar salvar la vida.  

-¿Cuáles son los alimentos con los que más nos atragantamos?

-Aceitunas, frutos secos, trozos de carne, caramelos, incluso hay atragantamientos con prótesis dentarias.

 -¿Cómo evitamos los atragantamientos?

-Con los niños tenemos que vigilar que las aceitunas no lleven hueso, tener cuidado con las monedas, y las personas mayores tienen que masticar bien la comida: la gente traga sin masticar.

 -Es importante para ayudar la maniobra de Heimlich, pero si estamos solos, ¿qué hacemos?

-Si estás solo, tienes que tener tranquilidad, hay que marcar el 112 antes de perder el conocimiento, y después, poner el puño por encima del ombligo y debajo del tórax, con el dedo pulgar hacia dentro y el puño cerrado. Con la otra mano te agarras ese puño. Como estás solo, si tienes el borde de una mesa, una encimera o el respaldo de una silla, te apoyas para poder hacer más presión: se trata de que con esa presión el pulmón suba y salga el aire y expulse el cuerpo.

 -¿Es un empujón fuerte?

-Sí, tú lo que quieres es contraer el diafragma para crear un mecanismo de tos artificial con la salida del aire para que el cuerpo extraño pueda salir. Tienes que inclinarte un poco hacia delante, tanto si lo haces tú mismo como si se lo haces a otro. En este caso, se lo harás por detrás: le colocas el puño por debajo de la caja torácica, agarras tu puño y haces presión hacia arriba y hacia atrás. 

 -¿Cómo llamas al 112 si no puedes hablar?

-Al menos darle al botón y avisar mientras tú lo intentas, porque luego pierdes el conocimiento, y si estás solo, ¿qué haces?

 -¿De cuántos minutos hablamos?

-Después de 3 o 4 minutos sin oxígeno es complicado.

 -¿Cómo mantenemos la calma?

-Es muy difícil. Yo tuve un atragantamiento y fue dificilísimo.

 -Cuéntalo, ¿cómo fue?

-Yo estaba sola y me llegué a desmayar. Yo tenía un problema en las cuerdas vocales, hice como un edema, y no me pasaba el aire. El mecanismo es muy parecido, no me pasaba aire y es una sensación de muerte inminente, terrible. Me apoyé en el respaldo de un sofá e intenté respirar, no tenía una obstrucción total, me pasaba un hilito de aire, me mareé. Pero si se te cierra toda la vía aérea, o expulsas el cuerpo extraño o te mueres.

 -Es importante masticar bien?

-Sí, porque en Galicia se ven hasta atragantamientos con el pulpo, a veces las rodajas no son tan pequeñitas. Hay que tener cuidado. También con el jamón serrano, que hace un bolo...

-¿Hay que cortar mucho la comida?

-Sí, cortar y luego masticar bien, porque vamos con prisa y es un segundo y ya: te puedes morir.

 -¿Beber ayuda?

-No, porque el cuerpo extraño no está en la vía digestiva, está en la respiratoria. Lo que no quieres es que vaya hacia abajo, sino hacia afuera. No hay que beber, otra cosa es que te atragantes con algo que está en el esófago. Si comes un trozo de carne y te queda ahí atascado, entonces te duele al tragar. De lo que hablamos es de que te obstruye la vía aérea. Si te queda en el esófago, te tienen que hacer una endoscopia para quitarlo, pero tú respiras, aunque no puedas tragar.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Mavi Sueiro, médica de urgencias: «Si te atragantas, no debes beber»