El Estado trabaja contra reloj para evitar que los Franco vacíen el pazo de Meirás

La familia del dictador quiere llevarse también los bienes protegidos por las leyes gallegas

Estatuas del maestro Mateo son alguno de los bienes que están protegidos por las leyes gallegas
Estatuas del maestro Mateo son alguno de los bienes que están protegidos por las leyes gallegas

redacción / la voz

El auto de la Audiencia Provincial de A Coruña que dejó sin efecto la prohibición de sacar bienes del pazo de Meirás y la diligencia de ordenación de esta semana, que concede un mes a los Franco para hacer la mudanza del inmueble, son los ejes sobre los que están trabajando contra reloj los servicios jurídicos del Estado. Se están buscando las fórmulas para evitar que el pazo se quede vacío de contenido y puedan perderse joyas catalogadas como bienes de interés cultural (BIC). Pero lo cierto es que el auto de la Audiencia es claro y además no admite recurso, por lo que permite a la familia del dictador la retirada de bienes al entender que el Estado no reclamó en su demanda ningún tipo de mobiliario. El tribunal provincial también vio improcedente que el Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña, donde se dictó la sentencia que quitó el pazo a los Franco, ordenase medidas cautelares en el momento en el que se está ejecutando provisionalmente la sentencia, como sucede en el caso del pazo de Meirás.

La diligencia que da el mes que los Franco pedían para la retirada de los bienes puede ser recurrida, por lo que habrá que esperar a la decisión que tome la Abogacía del Estado. Desde la Vicepresidencia del Gobierno que dirige Carmen Calvo fueron muy claros tras conocer el auto de la Audiencia de A Coruña. Primero quisieron recordar que la decisión judicial no entra a decidir la titularidad de los bienes y que los servicios jurídicos estudian «las acciones más convenientes para evitar el expolio de Meirás».

Biblioteca de Emilia Pardo Bazán dentro de Meirás
Biblioteca de Emilia Pardo Bazán dentro de Meirás

También fue claro el abogado de los Franco. Luis Felipe Utrera-Molina avanzó las intenciones de sus representados: «Vamos a pedir permiso cuanto antes, porque mis clientes quieren llevarse todo lo que es suyo». Los herederos de Franco ya lograron el mes que solicitaban para meter los camiones en Meirás. Otra cosa es cuáles son los muebles que van a poder sacar de allí. El propio Utrera explicó que se podrán llevar la mayoría del mobiliario que hay en el pazo, como sillas, mesas, alfombras o cuadros. Más en duda quedan los elementos de piedra que adornan los jardines, como hórreos y cruceiros. A la vista de las intenciones expresadas por fuentes del Gobierno en los últimos días, es de esperar algún tipo de planteamiento ante la Justicia para evitar que los Franco se lleven todo lo que quieran.

También los BIC

Pero la mayor complicación llegará, sin duda, con los bienes protegidos. El abogado de la familia Franco avanzó que sus clientes también pretenden llevarse las estatuas del maestro Mateo, catalogadas como BIC, y los más de tres mil libros que forman la biblioteca de Emilia Pardo Bazán, que también están protegidos porque ya se inició el expediente de declaración BIC. ¿Qué implica esa protección? Que los Franco deben pedir permiso a Patrimonio de la Xunta para poder cambiar de sitio esos bienes. Los servicios jurídicos de la Administración gallega tendrán que analizar la solicitud con detalle y ver si se ajusta a las directrices contempladas en la ley gallega para permitir su traslado. En todo caso, el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, ya expresó estos días su deseo de que esos bienes se queden donde están: «A nosa vontade é firme para que os bens declarados BIC se manteñan en Galicia como parte do patrimonio dos galegos».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El Estado trabaja contra reloj para evitar que los Franco vacíen el pazo de Meirás