ERC y Junts se reparten el poder ante la presión de las fuerzas secesionistas

Cristian Reino BARCELONA / COLPISA

ACTUALIDAD

Pere Aragonès y Jordi Sánchez, tras firmar el acuerdo para un Gobierno de coalición en la Generalitat
Pere Aragonès y Jordi Sánchez, tras firmar el acuerdo para un Gobierno de coalición en la Generalitat ALBERT GEA

JxCat se queda las carteras centrales y a cambio Puigdemont no tutelará a Aragonès

17 may 2021 . Actualizado a las 21:02 h.

El Gobierno catalán saldrá en breve del largo período de interinidad en el que se encuentra desde que fue inhabilitado Quim Torra. Ocho meses después, Cataluña tendrá presidente. Será Pere Aragonès, de Esquerra Republicana, tras el acuerdo sellado este lunes por su partido y Junts. Después de tres meses de duras y enrevesadas negociaciones, y cuando estaban cerca de precipitarse por el acantilado de una repetición electoral, han pactado reeditar un Gobierno secesionista, la «nueva Generalitat republicana», lo bautizó Aragonès. Hay tres consejerías nuevas, la presidencia recae en ERC y Junts asume, en teoría, un papel secundario, aunque gestionará las carteras de mayor peso.

 

Aragonès será el nuevo rostro del independentismo, junto a Elsa Artadi, que será la vicepresidenta y titular de Economía y Hacienda, el cargo que desempeñaba Aragonès. Artadi controlará la elaboración de los presupuestos y los posconvergentes liderarán las carteras de mayor gasto, como Salud e Infraestructuras.

ERC ha tenido que ceder las grandes áreas a cambio de que Puigdemont renunciase a tutelar al presidente de la Generalitat. Los republicanos destacaron este punto como su principal logro. Las funciones del Consejo para la República se quedan en suspenso, a la espera de que conformen «un nuevo espacio» de coordinación estratégica, una especie de alto mando, donde entre ERC, Junts, CUP, ANC y Òmnium decidirán sobre la hoja de ruta soberanista. Por primera vez desde el 2016, Puigdemont no asumirá el liderazgo estratégico.