Casado se niega a hablar sobre la imputación de Cospedal, pero el PP admite que es un revés

Ramón Gorriarán / Juan Capeáns MADRID, SANTIAGO / COLPISA, LA VOZ

ACTUALIDAD

Pablo Casado, de visita este jueves en Ceuta, se negó a contestar a los periodistas sobre la imputación de María Dolores de Cospedal
Pablo Casado, de visita este jueves en Ceuta, se negó a contestar a los periodistas sobre la imputación de María Dolores de Cospedal Reduan Dris

Feijoo asegura que confía plenamente en la ex secretaria general del partido

04 jun 2021 . Actualizado a las 10:24 h.

Pablo Casado se negó a comentar la imputación de Dolores de Cospedal en la causa de la operación Kitchen. Recordó que hace cuatro meses anunció que no iba a hablar de casos judiciales del pasado y este jueves, durante una visita a Ceuta, fue coherente. A lo más que llegó fue a decir que no tenía información de la trama de espionaje al extesorero del PP.

El enfado entre los dirigentes populares es mayúsculo, aunque se cuidan de exteriorizarlo y solo se explayan de puertas para adentro. No tanto por la imputación en sí de la ex secretaria general, que no cuenta con un club de fans en el partido, sino por el revés que ha supuesto para el despegue experimentado a raíz de las elecciones en Madrid del 4 de mayo. La decisión del juez Manuel García Castellón ha devuelto al primer plano un pasado que Casado y su equipo no saben como sepultar.

El líder del PP se parapetó en el compromiso contraído en febrero de no hablar de asuntos pasados sobre los que la actual dirección del partido no se considera responsable. En aquellos momentos, el PP vivía en shock tras el batacazo de las elecciones en Cataluña, que atribuyó en buena medida al juicio por la caja B del partido. Junto a aquella promesa de silencio, Casado anunció la venta de la histórica sede de la calle Génova 13 de Madrid para que se visualizara la ruptura con un pasado trufado de casos de corrupción.