Los investigadores sospechan que el padre de Anna y Olivia pudo usar piedras para lastrar sus cuerpos

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Bring back home Anna and Olivia | Instagram

Tratan de averiguar si en esos bultos que Tomás Gimeno metió en su lancha podrían estar las niñas y están calculando las medidas exactas del equipaje transportado por el padre el día de su desaparición. El portavoz de la madre escribe una carta al padre para que dé «señales» y le dice que «los problemas de pareja no se resuelven usando a los niños como herramienta vengativa»

05 jun 2021 . Actualizado a las 14:12 h.

Los investigadores barajan la posibilidad de que Tomás Gimeno, el padre de Anna y Olivia, las niñas desaparecidas en Tenerife, utilizara piedras para lastrar los cuerpos de sus hijas y hacerlos desaparecer en el fondo del mar, informa Telecinco.

La búsqueda de las niñas Anna y Olivia, desaparecidas al igual que su padre hace más de un mes, prosigue en alta mar con un sonar y un robot submarino incorporados en el buque oceanográfico Ángeles Alvariño y se prolongará hasta la próxima semana.

El objetivo sería grabar el escenario crucial de la investigación, para comprobar si llevaba a las menores dentro de los seis grandes bultos que metió en su embarcación antes de perdérsele el rastro. Los investigadores están tratando de averiguar si en esos bultos podrían estar las niñas y están calculando las medidas exactas. 

El portavoz de la madre de Anna y Olivia pide al padre que dé «señales»

El portavoz de la madre de Anna y Olivia ha escrito una carta dirigida al padre en la que le pide que dé «señales» de que los tres están con vida. Joaquín Amills, que es también presidente de SOS Desaparecidos, le pide a Tomás en su carta que envíe «vídeos, fotos, imágenes», que confirmen la hipótesis de que está con las niñas.

Se ofrece en esta misiva a ejercer de mediador y a que Tomás contacte con él para, juntos, «pensar en la mejor forma de regresar a las niñas a un lugar seguro», lo que «significará la paz emocional para ellas... y para todos», informa Efe. «Hay muchas formas de dar señales. Con solo saber que están bien muchos ánimos se calmarían, incluso el tuyo», sostiene Amills, quien revela que «muchos» han contactado con él haciéndose pasar por el padre de Anna y Olivia. «Todo puede cambiar si das señales, las que puedas, todos se calmarán si tan solo haces ese movimiento», agrega.

El portavoz de la familia dice comprender que Tomás esté sometido a «mucha presión» y que tiene «casi la certeza» de que con el paso del tiempo «la bola de nieve se te ha hecho imposible de controlar y crece a pasos agigantados», por lo que le pide «calma» y «alejarse» si está rodeado de un entorno que le influye negativamente.

«Sabemos que lo que te ha llevado a tomar tus decisiones fue estar convencido de que era lo mejor para ti y las niñas. Esperamos que no hayan sido otros motivos y otras causas (...) Los problemas de pareja no se resuelven usando a los niños como herramienta vengativa», indica también Amills.

Abunda en que «lo mejor» para Anna y Olivia es que actúe «como el padre responsable que siempre demostraste ser con ellas», y se muestra convencido de que «esto se podrá resolver sin grandes daños».