La UE se suma a Estados Unidos y reclama otra investigación sobre el origen de la pandemia

María Hermida
María Hermida REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen OLIVIER HOSLET | efe

La Unión Europea se pronuncia solo unos días después de que se supiese que los servicios de inteligencia norteamericanos indagan si el virus pudo escaparse de un laboratorio de China

10 jun 2021 . Actualizado a las 15:00 h.

Estados Unidos no está solo en su pretensión de que se investigue a fondo el origen de la pandemia que ha cambiado el mundo. La Unión Europea también cree que, año y medio después de originarse la crisis sanitaria, es necesario averiguar cómo surgió el virus. En realidad, que tanto la Unión Europa como el Gobierno norteamericano reclamen que se hagan nuevas indagaciones es una señal clara de desconfianza hacia la investigación que llevo a cabo la OMS en China, que estuvo marcada en todo momento por las presiones, trabas e impedimentos puestos desde Pekín. 

Para entender que la UE y Estados Unidos pidan ahora una investigación sobre el origen del virus hay que remontarse a lo sucedido con los intentos de la OMS por averiguar cómo surgió el covid-19 y, sobre todo, cómo se transmitió a los humanos. En enero, en medio de una enorme expectación, un grupo internacional de científicos enviados por la OMS llegaron a China para tratar de bucear en los orígenes del virus. El contexto en el que llegaron al país asiático ya no era bueno: la expedición estuvo marcada por el secretismo y las trabas que ponía Pekín a los investigadores. La tensión llegó a tal punto que el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el mismo que elogió a China en numerosas ocasiones por su gestión de la pandemia, dijo que estaba profundamente decepcionado con las autoridades asiáticas por los problemas que estaban poniendo a los investigadores internacionales. 

Con todo, se logró que a mediados de enero el equipo de la OMS lograse desembarcar en China y que, tras la pertinente cuarentena, pudiese comenzar a investigar. ¿Realmente pudieron hacer su trabajo? Con el paso de los meses se ha ido sabiendo que, en realidad, los expertos enviados por la OMS tuvieron muy poco margen de maniobra. Apenas les dejaron trabajar a pie de campo, ya que los asiáticos se encargaron de recoger ellos muestras y demás, reservando a los investigadores internacionales únicamente la labor de revisar documentación. De hecho, uno de esos expertos enviados llegó a denunciar públicamente que China les ocultaba datos y que ni siquiera les quería facilitar toda la información sobre los primeros brotes de coronavirus en Wuhan.