Andorra reivindica su 10 % para calmar el nerviosismo entre youtuberos multimillonarios

Cristina Porteiro
C. Porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

-

Asesores fiscales reciben un aluvión de consultas sobre el impacto del impuesto mínimo de sociedades acordado por el G7

13 jun 2021 . Actualizado a las 10:28 h.

DeGrefg, El Rubius o Willyrex pueden respirar tranquilos. Los nuevos cambios fiscales acordados en el G7, que prevé un impuesto mínimo de sociedades del 15 %, no afectarán a sus fortunas. «La medida ha disparado las consultas de las sociedades y particulares que tienen actualmente su residencia fiscal en Andorra», reconocen desde la asesoría Andorra Solutions.

El país vecino fijó hace tiempo ese impuesto en el umbral del 10 %, que es menos de la mitad de lo que se pagaría en España. Un incentivo para muchos millonarios patrios que decidieron trasladarse al Principado, algunos de ellos registrando allí sus propias firmas.

«El nuevo impuesto de sociedades mínimo global no tendría prácticamente efecto en los particulares y empresas que tributan actualmente en Andorra», fue el mensaje de calma que lanzaron desde la asesoría a la multitud de youtuberos españoles y otros creadores de contenidos que hicieron las maletas en su día y se mudaron allí para pagar menos. Y es que no hay multinacionales o particulares residentes en Andorra que alcancen los beneficios que se anotan anualmente las grandes multinacionales. Y se trata de un impuesto sobre los ingresos empresariales, no sobre la renta o patrimonio: «La medida tampoco afectaría a los nuevos perfiles que están trasladando su residencia fiscal a Andorra, como informáticos, youtubers y emprendedores de Internet, siendo en su mayoría perfiles que se establecen como mini-empresas», aclaran.

Para evitar el pánico infundado, los asesores fiscales andorranos también se han preocupado de restar importancia al acuerdo, asegurando que «el debate promete ser complejo y prolongado. En el mejor de los casos, el nuevo impuesto tardaría años en entrar en vigor».

Hacienda tira de «big data» para cazar a los contribuyentes que finjan vivir fuera

A. BALSEIRO

Tras el goteo de youtubers que han hecho las maletas con destino a Andorra para escapar de la presión fiscal de España —el último en anunciarlo, hace solo unos días, El Rubius—, la Agencia Tributaria dejó claro este lunes que no les pondrá fácil eso de no pagar impuestos a los contribuyentes que simulen vivir fuera del país pero a los que tributariamente se les considere residentes.

Dentro de las directrices generales del Plan de Control Tributaria para el 2021, publicadas ayer en el Boletín Oficial del Estado, Hacienda impulsará este año como novedad una «línea específica para el refuerzo del control de las personas físicas que aparentan ser no residentes en España». Ese «control reforzado», que el fisco llevará a cabo mediante herramientas de análisis masivos de datos, es decir, a través de big data, supone continuar avanzando en el análisis de residencia sistemático implantado el pasado año sobre un amplio colectivo de contribuyentes que constan como no residentes en las bases de datos tributarias. Dicho análisis facilitó la obtención de los indicios precisos para probar que tal deslocalización era fingida, lo que posibilitará en este ejercicio «intensificar» las actuaciones de control fiscal sobre estos individuos.

Seguir leyendo