Ayuso desafía a Casado y exige tener el control del PP de Madrid para «devolver la normalidad al partido»

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, este viernes, en una rueda de prensa en Toledo
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, este viernes, en una rueda de prensa en Toledo ISMAEL HERRERO

La presidenta madrileña prepara una gira por EE.UU. en plena celebración de la convención nacional de la formación

10 sep 2021 . Actualizado a las 18:47 h.

«El PP de Madrid es el único partido cuyo presidente no es el presidente o el candidato autonómico. Por tanto, yo creo que hay que devolver la normalidad al partido». El congreso regional para elegir al nuevo líder del PP de Madrid todavía no está convocado, pero la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, lanza ya abiertamente su campaña para hacerse con el control de la formación tras su rotundo triunfo en la pasadas elecciones autonómicas. «Por los mensajes que me llegan, cuento con el apoyo necesario», dijo. Sus prisas la enfrentan con el líder del PP, Pablo Casado, que no quiere abrir todavía ese melón, y con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que aspira a jugar sus propias opciones y ayer se reivindicó como un «militante cualificado» para aspirar a ese cargo en el cónclave que se celebrará en el 2022.

Pero Ayuso no quiere que cuaje ni la alternativa de Almeida ni la de una tercera vía para evitar el choque entre ambos, como sugieren desde Génova. Por eso, además de para relanzar su candidatura, este viernes aprovechó para dejar en un segundo plano a Almeida, señalando que, si ella es elegida presidenta del partido en Madrid, el alcalde «va a tener las manos libres para hacer el excelente trabajo que está realizando hasta el momento».

La presidenta madrileña demuestra así una vez más que va por libre, sin tener en cuenta los tiempos, el calendario ni los intereses políticos del líder nacional del PP, Pablo Casado. Esa demostración de fuerza e independencia se ha convertido ya en un abierto desafío a la dirección nacional de los populares, hasta el punto de que Ayuso tiene planeada una gira por Estados Unidos en la última semana de septiembre, coincidiendo con la convención del PP, diseñada para relanzar el liderazgo interno de Casado y presentarlo como la alternativa de Gobierno a Sánchez. La presidenta madrileña ni siquiera confirmó que vaya a estar presente en el cierre de esa convención, prevista para los días 2 y 3 de octubre, aunque indicó que «hará todo lo posible» para llegar al último día del cónclave.