«La lava está a 200 metros de la casa y ya se ha llevado otras que están cerca»

S. Varela / M. Lodeiro LA VOZ

ACTUALIDAD

CEDIDO

José Antonio Nieves es vigués y teniente de la Guardia Civil en La Palma. Su casa está inundada de cenizas y grava pero su familia cuenta que «a pesar de que su vivienda peligra, ayuda a otros por su condición de guardia civil de prestar servicio a la sociedad»

24 sep 2021 . Actualizado a las 00:27 h.

No hay un solo vecino de La Palma que no conozca a alguien que ha perdido su casa o que peligra que siga manteniéndose en pie. La isla, con una población similar a la de la ciudad de Pontevedra, alrededor de 80.000 habitantes, es un hervidero de solidaridad, característica de la que junto con la hospitalidad, hacen gala los palmeros.

Casualidades o no, mientras que la capital, Santa Cruz de La Palma, tiene unos 18.000 habitantes (Betanzos 13.000), el municipio zona cero, El Paso, tiene 8.000 habitantes, y el segundo afectado, el de Los Llanos, es el más habitado, con alrededor de 20.000 personas.

La lava no escoge a sus víctimas. Arrasa todo a su paso, de ricos y pobres, de enfermos y sanos, de empleados y de parados. La casa del teniente de la Guardia Civil de La Palma, el vigués José Nieves, en Corazoncillo (El Paso) no es una excepción. Está inundada de cenizas y grava, explica desde Ribeira con voz apesadumbrada su padre, José Antonio. «La lava está a 200 metros de la casa y ya se ha llevado otras que están cerca», lamenta.