España, el país del millón de «ninis»

Cristina Porteiro
c. porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Oscar Vázquez

Solo cuatro de cada 10 jóvenes en España tienen empleo

01 oct 2021 . Actualizado a las 18:14 h.

Más allá de la deuda o el déficit, uno de los problemas más acuciantes que tiene España es el desempleo crónico y la precariedad laboral entre los jóvenes.

En la actualidad hay casi el doble de parados dentro de ese colectivo de los que había en vísperas de la crisis financiera del 2008 -sobre el total de su población-. Ni la recuperación, interrumpida por la pandemia, ni la reactivación posterior les ha favorecido. Al contrario, han sido los más perjudicados, no solo entre la masa laboral española, sino en toda la Unión Europea. Así lo atestigua la Secretaría de Estado de Empleo y Economía Social en un informe reciente, en el que revela que hay ya 1.060.000 jóvenes (menores de 30 años) en paro, es decir: buscan trabajo, pero no lo encuentran -el 38,4 % de su población activa-. Una cifra que contrasta con las necesidades del mercado laboral, donde no faltan empresas de la pesca, la construcción, la industria y hasta la hostelería que denuncian dificultades para contratar trabajadores.

Más de un millón de «ninis»

¿Significa eso que los jóvenes desempleados no quieren trabajar? En absoluto. En muchos casos, su formación no se adecúa a lo que demandan las compañías. No obstante, el número de ninis (ni estudian ni trabajan) no es desdeñable: superan el millón (1.042.000). A ellos hay que sumar a los 17.900 «jóvenes desanimados», como los ha bautizado el organismo, que han cejado en su empeño de buscar un puesto de trabajo. Ni pueden trabajar ni pueden estudiar. La cifra puede ser llamativa, pero lo cierto es que España registra en la actualidad el menor número de ninis desde el 2007, muestra de que las nuevas cohortes de jóvenes quieren contribuir a la economía.