Zuckerberg niega que Facebook haga daño conscientemente a los menores

ACTUALIDAD

ROBERT GALBRAITH | reuters

La compañía desacredita a la extrabajadora tras su declaración en el Senado

07 oct 2021 . Actualizado a las 09:03 h.

Si Mark Zuckerberg pensaba que el apagón del lunes era lo peor que podía pasarle esta semana, la declaración en el Senado estadounidense de la que durante casi dos años fue una de las jefas de producto de Facebook, Frances Haugen, acabó de asestar un día después el golpe definitivo a la que ya se ha convertido en su peor crisis reputacional. Después de haber filtrado a las autoridades y al diario The Wall Street Journal un enorme archivo de investigaciones internas de la compañía, la extrabajadora, ingeniera informática especializada en gestionar algoritmos, acusó directamente a Facebook el martes de priorizar sus «propios beneficios sobre la seguridad pública», lo que, a su juicio, pone en peligro la vida de las personas. Fue tajante: el comportamiento de la empresa con sus usuarios es abusivo. «Eso es rotundamente falso», respondió ayer Zuckerberg, a través de un comunicado oficial.

Haugen se incorporó a la Unidad de Desinformación Cívica de Facebook en el 2019 después de que alguien cercano se radicalizase en Internet. «Me sentí obligada a adoptar un papel activo para crear una red social mejor, menos tóxica», explicó ante el Subcomité de Protección al Consumidor, Seguridad de Productos y de Datos de la Cámara Alta. Pero una vez dentro, no solo comprobó que Facebook, Messenger, WhatsApp e Instagram son nocivas para los menores, fomentan la división social y debilitan la democracia, sino que además asistió atónita a cómo la compañía era plenamente consciente de ello y le sacaba rédito.

La desinformación de la que fue testigo tras las elecciones estadounidenses del pasado mes de noviembre, que desembocaron en un asalto al Capitolio en enero por parte de seguidores del entonces presidente Donald Trump, fue la gota que colmó el vaso: en mayo, Haugen abandonó, pero antes hizo acopio de documentos internos para, con pruebas en la mano, contarle al mundo entero las malas prácticas de la multinacional. «He dado un paso adelante a expensas de un gran riesgo personal porque creo que es hora de actuar», se explicó tras testificar en el Senado. Los legisladores le prometieron que harán todo lo que esté en sus manos para protegerla y evitar cualquier venganza o acción legal contra ella.