Libia aún busca salir del caos, diez años después de la muerte de Gadafi

Rosa Paíno
R. Paíno REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Los rebeldes que encontraron a Gadafi lo apalearon y humillaron hasta la muerte en un controvertido aquelarre de horror y venganza. Su cadáver estuvo cuatro días custodiado por combatientes rebeldes en una cámara frigorífica en la ciudad de Misrata
Los rebeldes que encontraron a Gadafi lo apalearon y humillaron hasta la muerte en un controvertido aquelarre de horror y venganza. Su cadáver estuvo cuatro días custodiado por combatientes rebeldes en una cámara frigorífica en la ciudad de Misrata MOHAMED MESSARA

Los desencuentros entre los bandos rivales amenazan con arruinar la transición

20 oct 2021 . Actualizado a las 08:52 h.

Hace hoy diez años que Muamar el Gadafi se convirtió en el tercer dictador en ser derrocado tras el estallido de la Primavera Árabe (antes habían caído el tunecino Ben Alí y el egipcio Mubarak) y en el único en ser brutalmente asesinado. Diez años después, Libia sigue buscando cómo salir del caos y dejar de ser un Estado fallido tras una guerra civil que deja tras de sí miles de muertos y la ruina de un país bañado por el oro negro (gracias al petróleo fue la nación de África con mayor renta per cápita en los años 80). Su transición hacia la democracia transita en un mar de desencuentros entre los dos bandos rivales que amenaza con arruinar las elecciones de diciembre.

«Tened clemencia», fue la última súplica de Gadafi a los milicianos que lo encontraron escondido en una tubería de desagüe en las afueras de Sirte, tras ser bombardeado por aviones franceses, bajo el mando de la OTAN, el convoy en el que huía de esa ciudad, el último reducto que le era leal. Sus captores no dudaron en lincharlo hasta la muerte. Ese 20 de octubre del 2011, su hijo Mutasim corrió la misma suerte.

Durante cuatro días el cadáver de Gadafi, con múltiples heridas y con un disparo en la sien derecha, estuvo en una cámara frigorífica de un centro comercial de Misrata y fue profusamente fotografiado por sus exsúbditos. Su tumba es uno de los secretos mejor guardados.