María Neira: «Desligar la salud humana de la animal y la ambiental es un error»

Patricia Calveiro Iglesias
Patricia Calveiro SANTIAGO / LA VOZ

ACTUALIDAD

Sandra Alonso

Expertos en sanidad y bienestar despidieron Carta de Santiago en el Gaiás

08 nov 2021 . Actualizado a las 20:05 h.

En un encuentro internacional de expertos que hablan de los desafíos del siglo XXI era inevitable abordar una cuestión como la sanidad y el bienestar, especialmente en medio de una pandemia. Este fue el tema con el que se despidió Carta de Santiago en la Cidade da Cultura, después de una docena de diálogos sobre cultura, artes, medio ambiente, economía, sociedad, ciencia y tecnología. Unas 2.000 personas siguieron esta cita en directo y por streaming. Entre las intervenciones más esperadas estaba la de María Neira, que habló alto y claro (aunque convertida en un holograma y desde la cumbre climática de Glasgow) sobre la necesidad de elevar la Medicina más allá del ámbito clínico. «Desligar la salud humana de la animal y la ambiental es un error. Forman un mismo triángulo y es evidente que nos afecta todo lo que nos rodea. Querer desligar todo eso y entenderlo de forma compartimentada es un desacierto, por eso estamos donde estamos ahora», dijo en su intervención la directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«El 25 % de la mortalidad humana se atribuye a factores ambientales», indicó la asturiana (de padre gallego) distinguida con en Premio Women, el Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional y la medalla de la Orden Nacional del Mérito de Francia. Para ella, uno de los problemas más apremiantes es el acceso al agua potable: «Con el calentamiento global cada vez va a estar más difícil [...] y en algunos lugares ya está siendo el origen de conflictos geopolíticos».

«Hay que dejar de pelearnos con la naturaleza y dejar de usarla como un vertedero de basura. De esos ecosistemas es de donde viene todo lo que necesitamos: el aire contaminado acaba en los pulmones, los plásticos de los océanos en nuestros estómagos, los materiales pesados de la basura electrónica en nuestros cerebros... En segundo lugar, hay que corregir esos errores que aún tenemos a nivel global, como una población sin acceso al agua, a la electricidad o al saneamiento. Y, por último, está la transición energética, que es una cuestión de salud porque si respiramos tóxicos tendremos enfermedades», argumentó Neira. Defendió que en las facultades de Medicina se incluya la formación en nociones «determinantes» como la salud ambiental.