Subir a 35 años el período de cómputo bajaría la pensión casi un 9 % de media

Ana Balseiro
ana balseiro MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Una pareja de jubilados paseando en Ourense
Una pareja de jubilados paseando en Ourense Santi M. Amil

Mujeres y autónomos resultarían aún más perjudicados, según los expertos

12 nov 2021 . Actualizado a las 09:33 h.

No se despeja la confusión en torno a la subida del período de cómputo de las pensiones que el Gobierno acometerá el próximo año, según el documento firmado con Bruselas a cambio de la llegada de los fondos europeos pospandemia. Y es que aunque el texto recoge explícitamente que antes de que finalice el 2022 dicha ampliación deberá estar en vigor —eso sí, no se especifica de cuánto años será el incremento—, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aseguró ayer que no se llevará a cabo con la intención de contener el gasto en pensiones, sino de hacer el sistema «más equitativo», mejorando la situación de los trabajadores que —especialmente tras las últimas crisis— tienen lagunas de cotización, de modo que sus últimos años de carrera laboral «no les favorecen» para el cálculo de la jubilación.

Aunque Escrivá negó la mayor, es decir, un futuro recorte de las pensiones, lo cierto es que hace casi un año su departamento puso negro sobre blanco que, de prolongarse a 35 años tal plazo (diez más que los 25 que se aplicarán el próximo año, cuando la reforma del 2011 despliegue todos sus efectos) el impacto medio en las nuevas pensiones del sistema será una rebaja del 6,3 %.

El citado documento, que sin embargo nunca llegó a estar formalmente en la mesa del diálogo social que negociaba entonces el primer bloque de la reforma de las pensiones, matizaba que aunque esa podía ser la «reducción media de la pensión inicial», su impacto no sería «uniforme, y depende de las características concretas de cada carrera de cotización». «Igualmente, se procederá a revisar el procedimiento de integración de lagunas de cotización, para atender a la realidad de unas trayectorias laborales cada vez más fragmentadas, especialmente asociadas a la temporalidad, que perjudica de manera muy señalada a los jóvenes, así como a las mujeres, que experimentan en media más interrupciones en su vida laboral», proseguía el texto.