Los tambores de guerra suenan cada vez más en Taiwán y Ucrania

Carl Bildt PROJECT SYNDICATE

ACTUALIDAD

María Pedreda

China y Rusia se han preparado para una rápida «conquista» de esos territorios

11 dic 2021 . Actualizado a las 16:24 h.

La beligerancia está comenzando a poner en entredicho la inmensidad de Eurasia. En el frente occidental, Rusia ha desplegado un número creciente de unidades militares en las regiones cercanas a su frontera con Ucrania, lo que ha provocado una oleada de especulaciones acerca de cuáles son sus motivos. Y en el Este, el comportamiento de China con respecto a Taiwán se ha vuelto cada vez más preocupante. Una investigación sobre simulacros de guerra, ampliamente divulgada por un grupo de expertos estadounidenses, concluye que Estados Unidos tendría «pocas opciones» si China lanzara un ataque sostenido contra la isla.

En ambos casos, la intención estratégica del agresor es clara. El Gobierno del presidente chino, Xi Jinping, ha hecho un llamamiento a la «reunificación» china, considerándola como una conclusión adecuada para la guerra civil del país. Después de la Segunda Guerra Mundial, el Partido Comunista de China (PCCh) se apoderó de China continental pero no logró eliminar a los nacionalistas de Chiang Kai-shek. Estos se retiraron a Taiwán (y a algunas islas más pequeñas), que ha permanecido fuera del dominio del PCCh desde entonces.

A veces, las declaraciones oficiales de China sobre la «reunificación» han estipulado que debe lograrse pacíficamente; pero en otras ocasiones, los líderes de China han eliminado el adverbio. Además, al expandir y equipar sus fuerzas armadas, China se ha centrado específicamente en desarrollar su capacidad para someter a Taiwán, si alguna vez intenta declarar la independencia.