El gasoducto Nord Stream 2, la apuesta de Biden para frenar un ataque de Putin a Ucrania

R.P. REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

El logotipo del gasoducto Nord Stream 2, en una   planta de laminación de tuberías de Chelyabinsk, en Chelyabinsk, Rusia
El logotipo del gasoducto Nord Stream 2, en una planta de laminación de tuberías de Chelyabinsk, en Chelyabinsk, Rusia Maxim Shemetov | Reuters

El Gobierno estadounidense deberá convencer al nuevo canciller alemán, Olaf Scholz, de cerrar el grifo al gas ruso

08 dic 2021 . Actualizado a las 04:14 h.

Ante la amenaza de que Rusia invada Ucrania, Estados Unidos ha puesto el ojo en lo que más daño económico puede hacer a Moscú: el gasoducto Nord Stream 2, que llevará gas a Alemania por el fondo del mar Báltico.

«Si Vladimir Putin quiere ver gas fluyendo a través de ese gasoducto, puede que no quiera asumir el riesgo de invadir Ucrania», dijo Jake Sullivan, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, en la rueda de prensa posterior a la cumbre virtual entre los presidentes estadounidense y ruso.

El gasoducto, controlado por el gigante ruso Gazprom y que evita su paso por Ucrania, ha estado rodeado de polémica. Alemania, que ya importa de Rusia el 40 % del gas que consume, apoyó desde el principio el proyecto pese a la presión estadounidense para que minimizara su dependencia energética de Moscú. En la posición de Berlín mucho ha tenido que ver el excanciller Gerhard Schröder, amigo personal de Putin y presidente de la gasística rusa.