El enrevesado caso de la tarta gay: La Justicia europea lo ve inadmisible

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN

ACTUALIDAD

BB

La corte de Derechos Humanos de Estrasburgo rechaza la demanda de un activista homosexual que denunció a una pastelería hace siete años por negarse a hacer una tarta con un lema de apoyo al matrimonio gay

06 ene 2022 . Actualizado a las 17:32 h.

Nunca un simple tarta había sido objeto de una tan ardua y extensa batalla legal que, después de algo más de siete años, todavía no tiene fin. Pero, aunque sus ingredientes son los convencionales, el pastel no era como cualquier otro. Debía llevar una imagen con la figura de Epi y Blas, los conocidos muñecos de los teleñecos, y, en la parte superior, una frase: «Apoya al matrimonio gay».

Fue el encargo que el activista de los derechos de los homosexuales Gareth Lee realizó en julio del 2014 a una pastelería familiar de Belfast, Asher's Bakery. Pero sus propietarios, una familia cristiana, se negaron a la petición. Suficiente para que Lee decidiera demandarlos por una supuesta discriminación hacia su orientación social y hacia sus creencias políticas.

Ahí fue cuando empezó un largo litigio que, tras sucesivas decisiones a favor y en contra de las partes en litigio, acabó llegando al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en Estrasburgo, que acaba de dictaminar que el caso es «inadmisible». El órgano judicial no entró a debatir la disputa, sino que se limitó a fallar que el recurso presentado por Lee no había agotado todas las vías judiciales existentes en el Reino Unido. O, lo que es lo mismo, que para que la demanda se admitiera a trámite tendría que haber pasado por todas las instancias a nivel nacional. Y no lo hizo.