El virus de Epstein-Barr no es la causa ni el origen de la esclerosis múltiple

Gabriela Consuegra
Gabriela Consuegra REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

iStock

Los expertos señalan que es un factor correlacional, pero no determinante

15 ene 2022 . Actualizado a las 10:14 h.

En España hay alrededor de 50.000 personas diagnosticadas con esclerosis múltiple (EM). Posiblemente, muchas de ellas ya habrán leído sobre un novedoso estudio publicado en la revista Science había determinado que el virus de Epstein-Barr (VEB) era el causante de la enfermedad que padecen. Y ciertamente, la investigación liderada por la Universidad de Harvard, que analizó los datos de más de diez millones de reclutas militares en Estados Unidos, determinó que de los 955 efectivos que fueron diagnosticados de esclerosis múltiple durante su período de servicio, casi el 100 % había estado expuesto al virus que causa la mononucleosis. ¿Pero establece esto una relación directa, causa y efecto, entre haber tenido el virus y desarrollar la enfermedad? No. Por lo menos es lo que opinan los expertos consultados por La Voz, que insisten en que la EM es una enfermedad multifactorial.

Que hay una correlación entre el virus que causa la enfermedad del beso y la esclerosis múltiple no es novedad. De hecho, José María Prieto González, jefe del servicio de Neurología del Hospital de Santiago, recuerda que esto se sabe desde hace más de 20 años, «si bien este estudio seguramente lo corrobora, en caso de que hubiera alguna duda». El problema es que la enfermedad «no es producto de un único factor, y esta es la mala lectura que se ha hecho del estudio».

En la misma línea, Miguel Ángel Llaneza, Coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de Sociedad Española de Neurología, insiste en que el VEB «es un factor necesario, pero no es capaz de dar lugar al desarrollo de la enfermedad por sí solo, de forma exclusiva». ¿Por qué? Porque alrededor del 90 % de la población ha tenido contacto con el VEB, de manera que, si fuera el factor desencadenante, «la enfermedad tendría que ser mucho más frecuente».