La Justicia europea ve ilegales las multas de Hacienda por no declarar bienes en el extranjero

G. Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Kiko Huesca

Hacienda se enfrenta a la devolución de 230 millones de euros en sanciones, entre ellas las impuestas a la familia Pujol

27 ene 2022 . Actualizado a las 17:12 h.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) declaró este jueves ilegal la normativa española que obliga a los residentes en el país a declarar todos los bienes y derechos que posean en el extranjero a través del llamado «modelo 720» por considerar que las sanciones y multas que impone la Agencia Tributaria en caso de incumplimiento de esta obligación son «desproporcionadas» y menoscaban la libre circulación de capitales en la Unión Europea.

La corte europea dio así la razón a la Comisión Europea, que en el 2019 recurrió a los tribunales comunitarios tras pedir a España, sin éxito, que modificase una legislación que, a su juicio, imponía multas de cuantía excesiva a quienes no hacen la declaración o la presentan fuera de tiempo. Un argumento que aceptan los magistrados de la corte comunitaria, que cree que Hacienda establece una «diferencia de trato entre los residentes en España en función del lugar de localización de sus activos». No solo eso, sino que apunta que esa obligación de declarar, y las fuertes multas en caso de omisión o error, pueden disuadir a los españoles «de invertir en otros Estados miembros, impedirles hacerlo o limitar sus posibilidades de hacerlo, y constituye, por tanto, una restricción a la libre circulación de capitales».

Aunque avalan que los objetivos de establecer controles fiscales y luchar contra el fraude y la evasión fiscal justifican la obligación de tener que declarar los bienes en el extranjero, pues los mecanismos de intercambio de información que existen entre países no tienen el mismo grado de detalle que la Agencia Tributaria tiene sobre los activos radicados en España, los jueces del TJUE creen que Hacienda se ha extralimitado en su normativa y va «más allá de lo necesario para alcanzar dichos objetivos». Y apuntan a tres ilegalidades concretas.