La guerra de Ucrania frena la subida fiscal

Ana Balseiro
ana balseiro MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

MARISCAL

Elevar la imposición verde, armonizar la autonómica o un tipo único de IVA, recetas de los sabios

04 mar 2022 . Actualizado a las 09:06 h.

Las consecuencias de la guerra de Ucrania se extienden como una mancha de aceite de la que no ha escapado ni la reforma fiscal que prepara el Gobierno. Después de diez meses de trabajo, el comité de expertos al que el Ejecutivo encargó un documento con propuestas para acometer la reforma integral de la estructura tributaria española —como prometió a Bruselas— lo presentó ayer públicamente con una advertencia: no deben aplicarse cambios fiscales hasta que no se consolide la recuperación económica, algo que hasta ahora ponía en jaque el covid, pero que desde hace unos días ha empeorado el conflicto bélico en la exrepública soviética.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

A la advertencia se adelantó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que en el acto de recepción del libro blanco de los expertos ya aseguró que no habría subida de impuestos «de inmediato». Las repercusiones de la inestabilidad internacional sobre los precios del gas, el petróleo y las materias primas, que agujerean sin piedad el bolsillo de los españoles, hacen imposible aplicar en este momento subidas en uno de sus ejes principales, que es la fiscalidad medioambiental —concretamente en los carburantes, con el diésel en el punto de mira—. Así que el Gobierno aparca, por el momento, las recetas de los sabios, para las que el presidente del comité, Jesús Ruiz-Huerta, defendió una «aplicación gradual y razonada programación».

Estas son las principales propuestas fiscales que recoge el documento en sus casi 800 páginas:

fiscalidad verde

Recaudar hasta 15.000 millones más. En un contexto en el que la necesidad de luchar contra el cambio climático pivota sobre la transición energética, diseñar una nueva fiscalidad verde es una de las columnas vertebrales de la reforma propuesta por los sabios. Sus propuestas permitirían una recaudación adicional de entre 5.941 y 15.023 millones de euros. Sin embargo, no podrá aplicarse en el corto plazo por el riesgo que para la recuperación —en un contexto de inflación desbocada— supone el conflicto en Ucrania. Con el precio de los combustibles en máximos, no parece el momento de eliminar la bonificación del diésel y equiparar su fiscalidad con la gasolina (una de las propuestas de los expertos). Esta, junto con otras medidas sobre carburantes, para los que proponen una subida general de la fiscalidad, podrían incrementar los ingresos públicos en 6.850 millones, que es casi la mitad de todo lo que se espera recaudar por el conjunto de medidas ambientales.