La guerra logra una aproximación inédita entre Venezuela y Estados Unidos

Pedro García Otero CARACAS / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Manaure Quintero | Reuters

Aunque Caracas respalda a Putin en el conflicto, el petróleo parece empujar las relaciones con Washington en otra dirección

08 mar 2022 . Actualizado a las 09:19 h.

La reunión de dos emisarios del Gobierno de Estados Unidos con altos funcionarios del régimen de Maduro ha causado un terremoto político en Venezuela. Los celebrados este fin de semana son los primeros encuentros directos entre ambas partes desde el 2019, cuando el régimen de Nicolás Maduro rompió relaciones con EE.UU. después de que este país no reconociera su triunfo en unas elecciones presidenciales sin los mínimos estándares democráticos.

Que la reunión entre las representaciones de Venezuela y Estados Unidos haya concluido sin acuerdos, como reseñaron las agencias de noticias, no es tan importante como que la misma se haya producido. Todo ello, en el contexto de la guerra de Ucrania, según señalaron expertos como el politólogo venezolano Michael Penfold. «Lo que observamos, con la visita de los altos funcionarios de Biden a Caracas, es un giro de esa política exterior [...] La visita parece apuntar a crear un canal directo para discutir más sobre petróleo y menos sobre política. La crisis global con Rusia [...] obliga a EE.UU. a privilegiar su interés en la seguridad energética».

Maduro ha tomado partido firmemente por Vladimir Putin, uno de sus principales aliados, y los medios estatales venezolanos repiten al dedillo la cartilla de términos con los cuales Rusia se refiere a la invasión a Ucrania.