Putin enfría las esperanzas de una paz cercana

Rafael M. Mañueco | Colpisa CORRESPONSAL | MOSCÚ

ACTUALIDAD

La devastación de la guerra en la ciudad de Trostyanets
La devastación de la guerra en la ciudad de Trostyanets THOMAS PETER | REUTERS

Rusia no renunciará a Crimea y Dombás y aun así sostiene que Ucrania atenderá sus «demandas fundamentales»

31 mar 2022 . Actualizado a las 09:30 h.

El jefe de la delegación rusa y asesor del Kremlin, Vladímir Medinski, echó un jarro de agua fría sobre los deseos de Kiev de solventar la actual situación de forma aceptable y rápida. «La postura de Rusia en relación con Crimea y Dombás no ha cambiado», afirmó en una comparecencia televisada. Dicho de otra forma, Moscú sigue considerando a Crimea parte constitutiva de la Federación. Y a las autoproclamadas repúblicas de Dombás, Estados independientes. Es más, Rusia no piensa ni sentarse a hablar con nadie de su «derecho soberano» sobre Crimea y, en cuanto a Donetsk y Lugansk, sigue defendiendo que sus respectivos territorios no son lo que marcan los acuerdos de Minsk dentro del contorno de la llamada «línea de contacto», sino las dos provincias al completo tal y como figuran en la demarcación vigente desde la época soviética. De ahí los combates que actualmente libran las fuerzas separatistas de Dombás contra el Ejército ucraniano en su afán de hacerse con más territorio.

Una visión que no encajaba con el borrador de acuerdo que los representantes de Kiev presentaron a sus colegas rusos el martes en Estambul y en el que, a cambio de renunciar a la adhesión a la OTAN, Ucrania recibiría garantías de seguridad de varios países (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Turquía o Israel, entre otros). Un texto en el que proponían además fórmulas, una de ellas con una extensión de la negociación de hasta 15 años, para posibilitar que Dombás y Crimea volviesen a formar parte de Ucrania.

Sin encaje (se insiste) a tenor del relato de Medinski, quien además incidía este miércoles en que «Kiev, por primera vez, ha mostrado por escrito voluntad de cumplir las demandas fundamentales de Moscú para construir relaciones normales y, espero, de buena vecindad con Rusia en el futuro». Y es que en Estambul ya se especificó que las «garantías de seguridad» que recibirá Ucrania no se extenderán a Crimea y Dombás. Kiev incluso se comprometió a que nunca intentará recuperar por la fuerza tales territorios.