Un aliado inesperado permite aliviar la sequía en la Península

ACTUALIDAD

ALBERTO LÓPEZ

Las lluvias de las últimas semanas han permitido mejorar el grave déficit de precipitación

15 abr 2022 . Actualizado a las 17:45 h.

¿Puede un anticiclón haber aliviado el grave déficit de precipitación que sufría la Península desde hace ya muchos meses?. La intuición nos dice que no. De hecho, las sequías se producen precisamente cuando las altas presiones se sitúan al oeste peninsular, ejercen de escudo frente a las borrascas y deja de llover. Pero en el puzle de la atmósfera el papel de una pieza varía en función de donde se coloque.

En marzo se produjo un cambio importante en la dinámica meteorológica. El anticiclón se situó un poco más al norte. Lo justo para que las borrascas, de repente, se viesen obligadas a tomar un nuevo camino. Hasta entonces estaban viajando por altas latitudes, pero en el momento en el que se situó sobre el Reino Unido, empezaron a moverse más al sur de lo normal. De pronto, la situación había girado 180 grados. Así, un tren de bajas presiones empezó a regar el sur peninsular. Una de esas borrascas fue la responsable del intenso episodio de calima al situarse frente a las costas de Marruecos.

Gracias a esta configuración muchas zonas de España han mejorado de manera significativa su situación, tal y como ha reconocido recientemente la Agencia Estatal de Meteorología. «Las lluvias de marzo y comienzos de abril han reducido el déficit de precipitaciones del 42 % a finales de febrero al 23 % a 5 de abril. Pero sigue siendo un déficit significativo y, a finales de marzo, muchas zonas continuaban en situación de sequía meteorológica».