Investigan una posible relación entre los perros y los casos de hepatitis de origen desconocido en niños

Almudena Nogués REDACCIÓN / COLPISA

ACTUALIDAD

La Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido ha asegurado que «se está explorando la importancia de este hallazgo», pero avisa de que podría ser una coincidencia

11 may 2022 . Actualizado a las 17:14 h.

La hepatitis infantil de origen desconocido mantiene en jaque a las autoridades sanitarias de todo el mundo, que siguen sin encontrar respuestas que determinen el motivo de los aumentos de casos. La incertidumbre entre los facultativos va en paralelo a la preocupación de las familias, que crece conforme se incrementan las víctimas. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha catalogado esta alarma sanitaria como «un asunto muy urgente». «Le estamos dando prioridad absoluta a esto y a trabajar muy estrechamente con el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades en la gestión y coordinación», dijo el director regional de Emergencias, Gerald Rockenschaub.

Mientras, los investigadores no cesan en su afán de detectar el foco. Entre ellos, los científicos de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, que indican en un informe reciente -con fecha del 6 de mayo- que están investigando un posible vínculo entre los perros y el reciente aumento en los casos de hepatitis de en niños del Reino Unido. «La revisión de las respuestas al cuestionario entre las familias ha encontrado un número relativamente alto de perros. Hay familias propietarias u otras exposiciones a perros en 64 de los 92 casos estudiados, un 70 %. Se está explorando la importancia de este hallazgo, aunque tener un perro como mascota es común en el Reino Unido», advierte el citado documento de la UKHSA.

Un virus común llamado adenovirus puede ser la causa del aumento de casos y se ha detectado con mayor frecuencia en las muestras recolectadas, añade la UKHSA. Sin embargo, admite que es poco común que el adenovirus cause hepatitis en niños previamente sanos, por lo que los investigadores están buscando posibles factores externos. Entre estos se encuentran una infección previa por covid o un cambio en el propio genoma del adenovirus.