Repsol alerta de que la guerra puede dejar a Europa sin gas este invierno

S. Cabrero / C. Porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

kiko delgado | EFE

Un tercio del hidrocarburo que llega a través de Ucrania ya ha sido cortado

11 may 2022 . Actualizado a las 21:16 h.

Ucrania no puede garantizar la seguridad de los gasoductos que atraviesan su territorio. La invasión rusa ha obligado a las autoridades a cerrar una de las principales vías de transporte del hidrocarburo. Por Sojranovka (Lugansk), ahora inactiva, circula un tercio del gas que bombea Rusia a través de ese país hacia la Unión Europea (UE). Según el gigante Gazprom, el flujo está parado desde el martes.

Aunque se trata de una señal alarmante, la mayor parte del gas que se consume en el Viejo Continente se canaliza a través del Nord Stream. Ese gasoducto que atraviesa el Mar Báltico lleva el doble de hidrocarburo que la red ucraniana y lo conduce directamente a los almacenes alemanes, según Entsog. Desde el año pasado, Gazprom ha ido reduciendo progresivamente el bombeo a través del país invadido.

El cierre del paso tendrá un impacto muy limitado, pero el sector energético está en alerta. El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, advirtió este miércoles de que la dependencia que tiene Europa con respecto a Rusia —que antes de la invasión alcanzaba el 40 % total del suministro—, puede acarrear consecuencias para los ciudadanos: «Hoy no se puede sustituir el gas que Europa recibe de Rusia». Eso podría provocar un «tensionamiento brutal», aseguró.