La jornada continua en el colegio ahonda en la brecha salarial y lastra el rendimiento académico

Manuel Varela Fariña
M.Varela REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Imagen de archivo de un inicio de clases en un colegio de Lalín
Imagen de archivo de un inicio de clases en un colegio de Lalín E CUIÑA

Un estudio alerta de los «enormes costes sociales, económicos y de igualdad de género para las familias» con las clases continuas

11 may 2022 . Actualizado a las 18:02 h.

Los hogares con niños en jornada matinal en la escuela y sin ayuda externa para su cuidado después de las clases están obligados a ajustar el horario laboral de, al menos, una persona de la familia. Lo hace en un máximo de 28 horas semanales, cinco horas al día, y en casi siete de cada diez casos (el 66,4 %) las responsables de estas tareas son mujeres. Es una de las principales conclusiones del último informe del Centro de Políticas Económicas EsadeEcPol, titulado Jornada escolar continua: Cómo la pandemia está acelerando un modelo social y educativo regresivo. Es la primera vez que el centro analiza el impacto económico de las dos actuales modalidades de jornada escolar —matinal (o continua) y completa (o partida)— en los hogares con hijos de 3 a 12 años (en educación Infantil y Primaria). El estudio se elaboró a partir de los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística.

Concluye que la jornada escolar solo por la mañana «está asociada de forma significativa y relevante con una reducción de los ingresos laborales de las familias», y muy especialmente de las madres. Las progenitoras del grupo de hogares que no cuentan con servicio de cuidados del menor, el 91 % del total, con hijos en jornada matinal ingresan 1.850 euros brutos menos al año frente a una pérdida de 970 euros para los padres. «La desigual afectación de la jornada matinal sobre los ingresos de los hogares agrava las brechas de género, tanto dentro de los hogares como entre los mismos», alerta el informe. 

A gran escala, el impacto de la jornada continua o intensiva supone una pérdida de 8.048 millones de euros al año para las familias. «Son unos resultados muy relevantes que visibilizan por primera vez que el avance de la jornada matinal (continua) conlleva enormes costes sociales, económicos y de igualdad de género para las familias españolas», asegura Ángel Martínez, analista en EsadeEcPol y coautor del informe. En cuanto al rendimiento académico, el informe concluye que la jornada completa (o partida) está asociada a mejores resultados. «Si situamos al alumnado como eje central de las políticas educativas, toda la literatura empírica rigurosa apunta a la importancia de jornadas escolares amplias con almuerzos relativamente tempranos, justo lo contrario de lo que ocurre», añade Marta Ferrero, otra autora del informe y profesora de la facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Madrid.