Feijoo carga contra la norma sobre la menstruación con dolor impulsada por Irene Montero: «Las bajas laborales las dan los médicos»

La Voz REDACCIÓN / AGENCIAS

ACTUALIDAD

xoan a. soler

La oposición critica la medida y la ve como una maniobra de distracción; Almeida considera la norma una cortina de humo que perjudica a las mujeres y Villacís dice que el debate no se plantea de forma seria

13 may 2022 . Actualizado a las 16:43 h.

La baja por menstruación dolorosa que propone el Gobierno central está generando debate más allá del propio Ejecutivo, en el que hay discrepancias internas. Voces de la oposición cargan contra la medida, tal y como se plantea, que contempla tres días de baja y que figura en el borrador de la nueva ley del aborto que Irene Montero impulsa desde el Ministerio de Igualdad y que la política de Unidas Podemos pretende llevar a Consejo de Ministros de la próxima semana. Alberto Núñez Feijoo, líder del PP, ha comentado que su posición es clara: «Las bajas laborales las dan los médicos» porque ellos «saben perfectamente en qué casos está indicada y cuándo no». Feijoo ha realizado esta declaraciones en una entrevista en Las Mañanas de RNE. El político popular considera que el Ejecutivo está desviando la atención para dejar atrás la crisis desatada por el espionaje de Pegasus, que ha provocado el cese de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban.

Feijoo cree que el Gobierno intenta «enredar», con un comportamiento «muy antiguo y bastante infantil» porque, cuando «no le interesa o no le convence la actualidad», intenta cambiarla abriendo nuevos debates, como ha hecho ahora con el aborto y las bajas menstruales. «Cada vez que usted tenga un problema, por favor, cambie la conversación. Y ahora parece ser que el debate es si se da una baja o no se da una baja durante el período de menstruación de las trabajadoras», ha indicado.

También critica la iniciativa el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha aseverado este viernes que el debate sobre la baja por menstruación puede perjudicar a las propias mujeres y que podría ser una maniobra de despiste del Gobierno central para tapar casos como el de Pegasus o la inflación. Así lo ha trasladado en una entrevista en TVE, recogida por Europa Press, en la que ha manifestado que es un debate «que no está beneficiando a las mujeres». «¿De verdad en este momento el debate entre dos vicepresidentas es este con la situación que tenemos?», ha requerido. Entiende que o bien se está «ante una cortina de humo para tapar el caso Pegasus, las destituciones del CNI, el precio de la luz», o es «un debate legítimo» que «no beneficia a la imagen de la mujer ponerla en el centro por esta cuestión».